El turismo batirá el crecimiento general de la economía española

Turistas hacen el registro de entrada en un hotel./Fernando Gómez
Turistas hacen el registro de entrada en un hotel. / Fernando Gómez

La actividad del sector, que afronta un verano de récord, aumentará un 4,1% según estimaciones de la patronal Exceltur

DAVID VALERA

En pleno mes de julio España está inmersa en la temporada alta para el turismo. En los meses de verano el país concentra casi el 40% de todas las llegadas de viajeros del año. Así, en el tercer trimestre del año pasado fueron 27,4 millones y todo hace indicar que este curso se superará ese guarismo con vistas a superar el récord de 75,3 millones a final del año.

El Gobierno prevé que el PIB general crezca este año un 3%, aunque algunos centros de estudio elevan ese avance hasta el 3,3%. Sin embargo, el turismo lo hará todavía más, hasta un 4,1%, según la estimación de la patronal del sector Exceltur. Este aumento se repite en los últimos años y ha permitido que el peso del sector en el PIB nacional se haya incrementado sin notar en demasía la crisis. Es más, el turismo ha sido el sostén de la economía junto con el sector exterior, pasando de representar el 10,4% del PIB a superar el 11% en 2015, según el INE.

Pero la variable más espectacular para medir el impulso que ha registrado el turismo está en la llegada de visitantes extranjeros. Antes de la crisis, España recibió 58,7 millones de viajeros. El número descendió a los 52 millones en 2009 y 2010 por el impacto de las debilidades económicas en los principales mercados de origen de los turistas, principalmente europeos. A partir de 2011 comenzó una tendencia alcista que no se ha interrumpido. Así, en 2016 el número de visitantes internacionales superó en un 22% el número de llegadas previo a los de 2008.

Este incremento acelerado de la llegada de extranjeros se debe a factores externos que han coincidido para crear este escenario. Por una parte, España tiene un notable número de ‘turistas prestados’ por la inestabilidad del norte de África o de Turquía. Desde Exceltur consideran que los problemas de esos destinos han desviado hacia España a 12 millones de viajeros desde el comienzo de las ‘primaveras árabes’ en 2011. A esto se suma el abaratamiento de los precios de los vuelos. Además, la depreciación del euro debido a la política expansiva del BCE ha contribuido a impulsar nuevos mercados al margen de los tradicionales británico, alemán y francés que además tienen un mayor poder adquisitivo. Es el caso de los suizos o estadounidenses, que el año pasado aumentaron un 8,5% y un 7,2%.

Temas

Pib

Fotos

Vídeos