La CEOE acusa a los sindicatos de no querer firmar ningún acuerdo «desde el principio»

El rpesidente de la CEOE, Juan Rosell, recoge la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo. / Efe

Aseguran que UGT y CC OO ponían «cada día el listón más alto para hacer inalcanzable» el pacto salarial

Un culebrón en toda regla es lo que ha resultado este año la negociación colectiva. Diez meses después de que comenzara –con una primera reunión el 22 de septiembre–, termina sin final feliz: con la ruptura del acuerdo confirmada el pasado miércoles por los sindicatos y ayer por la patronal. Y lo hace con la misma tónica que ha seguido en lo que va de año: con un duro cruce de acusaciones entre unos y otros.

Un día después de que UGT y CC OO dieran por «muerto» el pacto salarial y señalara a los empresarios como los culpables, es la patronal la que acusa a los sindicatos de «romper» la negociación en un comunicado. Y va más allá: afirma que «desde el principio» detectaron su «intención de no firmar ningún acuerdo», lo que trataron de «camuflar» con sus «descalificaciones» a la CEOE.

La patronal hace hincapié en que ellos han planteado «hasta tres ofertas para acercar posiciones y culminar con éxito» la negociación para la subida salarial de 2017, la última el pasado martes, cuando elevaron su suelo del 1% al 1,2% y mantuvieron el máximo en un 2,5%. Por esto, consideran «sorprendente» que UGTy CCOOles califiquen de «irresponsables» cuando en realidad lo que ellos hacían era «poner cada día el listón más alto para hacer inalcanzable el acuerdo».

La cláusula, el gran escollo

Por su parte, los sindicatos mantuvieron durante toda la negociación la misma postura: una subida de entre el 1,8% y el 3%, aunque extraoficialmente mostraron su disposición a rebajar esta horquilla siempre y cuando se incluyera una cláusula de revisión salarial, que se activara en caso de que la inflación superara el 2%. Esta ha sido en realidad la línea roja que ha puesto punto y final a la negociación, pues ambas partes parecían más proclives a ceder en lo relativo al porcentaje de subida.

Al igual que hicieron los sindicatos, la patronal muestra su «disposición» y «compromiso» a emprender «a la vuelta del verano» las negociaciones del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) de 2018 y siguientes años, con una apuesta a que se aborden «otros temas necesarios para modernizar las relaciones laborales y mejorar la productividad de las empresas».

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, abogó por «una normalización de la evolución salarial», algo que –a su juicio– ya se está produciendo de forma «natural», puesto que los convencios se están firmando. De hecho, la media en junio se situó en el 1,3%.

Fotos

Vídeos