Los trabajadores de CEL exigen a las instituciones que se opongan al ERE

Los trabajadores de CEL, frente a la sede de la Diputación en Bilbao. / MANU CECILIO

Un centenar de personas se han concentrado este martes frente a la sede de la Diputación en Bilbao para protestar contra los planes de la papelera que supondrían el despido de 230 personas

ANDER GARRIDO

Un centenar de trabajadores de las diferentes plantas del grupo CEL se han concentrado esta mañana frente a la sede de la Diputación vizcaína en Bilbao para «exigir que las administraciones se posicionen en contra» del ERE de extinción que plantearon los administradores de la papelera a finales del pasado mes de julio, tal y como ha afirmado Asier Prado, presidente del comité de empresa de Ecofibras. Este expediente afectaría la totalidad de los empleados de cuatro de las cinco firmas que componen el conglomerado, es decir, cerca de 230 personas.

En la manifestación, que ha transcurrido sin incidentes y en la que se han podido ver pancartas y camisetas con el lema 'Sin industria no hay futuro', también han estado presentes responsables políticos como Javier Portillo, alcalde de Zalla por la agrupación independiente Zalla Bai.

Prado calificó de «despropósito» y de «error muy grave» la decisión de la dirección de plantear la extinción de esos puestos de trabajo. «Pedimos que se trabaje en la línea de querer llegar a acuerdos con los posibles inversores. Es lo que esperamos», explicó. En ese punto, un grupo chileno es el mejor posicionado para la compra de la firma. «Queremos que las plantas y el grupo puedan arrancar cuanto antes porque este grupo es totalmente viable», ha añadido.

Plan de revitalización

Portillo se mostró más contundente y molesto por la situación. El mandatario vizcaíno se ha mostrado, desde el momento en el que la compañía entró en concurso de acreedores hace meses, muy crítico con las instituciones públicas por su gestión. Hoy, junto a los trabajadores, ha pedido «un plan de revitalización completo para Enkarterri» ya que es «la comarca con la tasa de creación de empleo más baja de Euskadi según Eustat».

También ha señalado, como ya hiciera la pasada semana, al Gobierno vasco como cómplice de una situación que ve «complicada». «A partir de septiembre –fecha en la que comenzará el periodo de consultas que deberá terminar con una resolución de la situación de la papelera– tendrán que empezar a darse pasos y a plantear soluciones. Todas las administraciones tenemos que empujar de forma conjunta para hacer posible el mantenimiento de los puestos de trabajo de 300 familias y de todo el territorio», ha añadido.

Fotos

Vídeos