Los trabajadores se dejaron más de medio punto de poder adquisitivo en 2017

Cadena de montaje de Seat en Martorell./AFP
Cadena de montaje de Seat en Martorell. / AFP

La inflación media anual se situó en el 2% pese a la moderación de diciembre, mientras que los salarios pactados se revalorizaron un 1,43%

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El encarecimiento de la cesta de la compra en 2017 provocó que los trabajadores perdieran más de medio punto de poder adquisitivo. En concreto, la revalorización salarial pactada por convenio se situó en el 1,43%, mientras que la inflación media anual se situó en el 2% (1,96%). Una brecha que se produjo a pesar de la moderación de los precios en diciembre, que se redujeron seis décimas hasta el 1,1% por la menor subida de la luz y los carburantes.

De esta forma, los trabajadores sufrieron el mayor impacto en sus bolsillos de los últimos años. Hay que tener en cuenta que en los tres ejercicios anteriores (2014, 2015 y 2016) la inflación media anual fue negativa (-0,15; -0,5%; -0,2%, respectivamente), mientras que la revalorización salarial pactada por convenio fue positiva en todos esos cursos (0,57%; 0,74%; y 1,06%, respectivamente).

Más información

Otro elemento clave es que antes de la reforma laboral la mayor parte de los convenios revisaban las retribuciones en función al IPC. Sin embargo, la crisis primero y la nueva legislación laboral ayudaron a desligar ambos conceptos. La situación es similar para las pensiones, cuya revalorización mínima del 0,25% se produce desde hace cinco años.

En cualquier caso, los sindicatos criticaron este viernes la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores en 2017. Un escenario que se produce en un momento en el que la economía crece por encima del 3%. Por eso consideraron «urgente» que el avance registrado en el PIB «se traslade a los ciudadanos». En este sentido, pusieron el foco en la próxima negociación colectiva que comienza la próxima semana, donde una vez más la clave estará en la introducción de una cláusula de revisión salarial en función del IPC.

Crítica de los sindicatos

Así, desde UGT reclamaron este viernes que la patronal «debe estar a la altura de las circunstancias». Y es que la negativa de la CEOE y Cepyme a ligar de nuevo los salarios al IPC impidió llegar a un acuerdo salarial en 2017. Además, la organización dirigida por Pepe Álvarez insistió en su propuesta de un salario mínimo de 1.000 euros brutos por convenio.

Por su parte, desde CC OO denunciaron que al mismo tiempo que los salarios pierden capacidad de compra, los beneficios empresariales hasta septiembre se elevaron un 5,1%. "Los beneficios empresariales triplican (y los dividendos multiplican por ocho) el crecimiento de los salarios pactado en la negociación colectiva", señalaron desde le sindicado dirigido por Unai Sordo.

Desde el Gobierno resaltaron el descenso de la inflación en diciembre. Así, la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, auguró una "bajada sustancial" del IPC en enero y febrero por la desaceleración del precio de los productos energéticos. Además, consideró que lo "lógico" es que se produzca una "normalización de los salarios". Algo que a su juicio ya se está produciendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos