Tecnología que entra por los ojos

En primer término, Enara Artetxe y Jorge Lopez, promotores de Creativitic, con dos de los miembros de su equipo. / Luis Ángel Gómez
BVenture

Creativitic emplea la realidad aumentada para desarrollar aplicaciones formativas e industriales

IRATXE BERNAL

¿Recuerdan a Terminator, allá por 1984, seleccionando objetivos gracias a las descripciones que aparecían impresionadas sobre su campo de visión? Pues esa forma de integrar información generada por ordenador en tiempo real directamente en los ojos del cyborg Schwarzenegger ya era una aplicación de lo que hoy conocemos como realidad aumentada, una tecnología por cuyas infinitas posibilidades de aplicación empieza ahora a interesarse la industria. En las fábricas o talleres esta tecnología permite superponer en la pantalla de una tablet o el visor de unas gafas la realidad física -la máquina con que tienen que trabajar un operario, por ejemplo- con todo tipo de información generada por la propia máquina: su instrucciones de uso, su estado de mantenimiento, los posibles defectos de calidad de las piezas fabricadas…

Casi tan adelantados como Terminator estuvieron Enara López y Jorge López, los promotores de Creativitic Innova, cuando en 2010 decidieron aunar sus perfiles de especialistas en telecomunicaciones e informática para lanzarse a desarrollar proyectos para una tecnología que, en términos comerciales y de popularidad, aún estaban en pañales. Su primer enfoque, de hecho, estaba muy lejos de la Industria 4.0, de la que ni habíamos oído hablar. Pensaron en las posibilidades que la realidad aumentada podía tener para mejorar la vida de quienes sufren algunos tipos de discapacidad. Por ejemplo, permitir que, gracias a unas gafas que identifiquen los sonidos más habituales de su entorno, las personas sordas pudieran ver a modo de subtítulos avisos que les informen de que suena una alarma o un timbre.

«Es un proyecto que ni pudimos sacar adelante porque la propia tecnología no había desarrollado todavía soportes capaces de leer esa información. Estamos hablando de antes incluso de las Google Glass. Desde entonces las cosas han cambiado mucho y la realidad aumentada es hoy muy común en aplicaciones de marketing o en parques temáticos. Ahora puedes hacer una ruta por los lugares donde se rodó tal o cual película y al llegar a un escenario concreto ver a través de las gafas la escena filmada en esa localización», explica Jorge López.

Aunque ellos han optado por buscar aplicaciones industriales, sobre todo desde su participación en 2012 en un proyecto europeo para mejorar la formación a los estudiantes de electrónica. «Cualquiera aprende mucho más deprisa si en vez de tener que consultar un manual puede ver, ya sea en una tablet o unas gafas, la imagen superpuesta de una placa de circuito impreso que tiene que montar o arreglar y después compararla con la que tiene en las manos», señala López. Pero es que encima esa comparación entre las dos placas no tiene que hacerla el ojo humano; las tablet o visores son capaces de emitir imágenes pero también de captarlas, de modo que pueden mezclar la real (la de la pieza inacabada o deteriorada) con la ideal (la de la pieza terminada) y, una vez superpuestas, alertar al alumno dónde está exactamente la diferencia. Es decir, el fallo de montaje.

Aprender trabajando

Esta misma aplicación para la docencia se puede llevar directamente a las empresas, donde un técnico puede tener que reparar distintas máquinas sin tener que recurrir a distintos manuales. Toda la información que necesite estará cargada en la tablet, que le guiará en todo el proceso. «Casi permite que una persona aprenda directamente trabajando y que la empresa ahorre muchos esfuerzos en formación», explica López. Así lo vieron en CAF, que contrató a la ‘startup’ tras su paso por la primera edición del programa del Gobierno vasco Bind 4.0, para llevar a la realidad aumentada al montaje y reparación de los paneles de sus trenes y autobuses. «Hay que tener en cuenta que quienes tendrán que reparar los trenes que se están fabricando ahora ni han empezado a estudiar, pero así podrán manejar toda esa información como los trabajadores más veteranos», subraya López.

Creativitic Innova será una de las empresas participantes en la próxima edición de B-Venture, donde espera encontrar inversores para consolidar su crecimiento y lanzarse a nuevos mercados, concretamente a Irlanda y Reino Unido. El evento, organizado por EL CORREO, se celebrará los días 17 y 18 en el Palacio Euskalduna con el patrocinio del Gobierno vasco, la Diputación foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao, así como con la colaboración de Elkargi, BStartup de Banco Sabadell, Laboral Kutxa, CaixaBank y la Universidad de Deusto.

Fotos

Vídeos