El Supremo dice que el cliente y no el banco debe pagar el impuesto de las hipotecas

El Supremo dice que el cliente y no el banco debe pagar el impuesto de las hipotecas

En Euskadi el tributo está exento para la compra de la primera vivienda pero afecta a las segundas residencias o a las adquiridas fuera de la comunidad

Ana Barandiaran
ANA BARANDIARAN

El Tribunal Supremo ha vuelto a salvar a la banca de un buen golpe. El Pleno de la Sala Primera de lo Civil ha resuelto, por unanimidad, que corresponde al cliente y no al banco pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) de las hipotecas. Esta partida, que suma entre 3.000 y 4.000 euros, constituye la de mayor importe en las demandas que se están presentando para reclamar los gastos de los préstamos, con lo que había mucho en juego para las entidades financieras. En Euskadi, sin embargo, el tributo en cuestión está exento para la vivienda habitual, con lo que había menos expectación. Con todo, afecta a los vascos que compren fuera del País Vasco o a la segunda vivienda.

La resolución publicada esta mañana hace referencia únicamente al impuesto y no al resto de gastos ligados a la hipoteca, sobre los que el Supremo ya se pronunció a finales de 2015 y estableció que no se pueden cargar al 100% al consumidor. Esa sentencia provocó una avalancha de reclamaciones que se sumaron a las de las cláusulas suelo.

Mientras los jueces están dando de forma masiva la razón a los consumidores con los gastos de notario y registro, había muchas dudas en torno al impuesto, que es la partida más alta. Había audiencias que condenaban a pagarlo al banco y otras que se lo cargaban al consumidor. Incluso dentro de la Audiencia de Bizkaia se veían estas contradicciones son sentencias absolutamente opuestas.

La raíz del debate es que en el propio Supremo había discrepancias. Así que el pleno de la Sala Primera de lo Civil se ha reunido hoy para aclarar su doctrina y zanjar el asunto. Finalmente se ha impuesto el criterio de la Sala de lo Contencioso, que dice claramente que el AJD «incumbe al prestatario».

Responde de esta forma a los recursos de casación presentados por los consumidores contra las sentencias de la Audiencia Provincial de Oviedo, que cargó todos los gastos al banco excepto el impuesto.

Con esta resolución queda zanjado el asunto. Se pueden seguir reclamando el resto de gastos (notario, registro, tasación...) pero al quedar fuera el impuesto, la partida más abultada, se pierde motivación. A diferencia de lo ocurrido con el IRPH, en el que el Supremo también falló a favor de la banca, no hay muchas posibilidades de que el caso termine en el Tribunal de Justicia de la UE ya que la decisión ha sido adoptada por unanimidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos