Ramondin continúa con su expansión en Latinoamérica al comprar Inesa

Un trabajador de Ramondin, en la línea de producción. / E. C.

La multinacional alavesa que fabrica cápsulas para botellas adquiere la firma chilena, con 100 operarios y que generó el año pasado ventas por 16 millones de dólares

JUAN C. BERDONCES VITORIA.

Cada segundo se abren en el mundo 48 botellas con cápsulas que fabrica Ramondin. Pero este registro aumentará en próximas fechas tras la compra, por parte de la compañía con sede en Laguardia, de la firma chilena Inesa, perteneciente al grupo Córpora. Se trata de una empresa líder en el sector de la tapa rosca para vinos y licores en el mercado latinoamericano. Y con esta operación, Ramondin prosigue con su expansión internacional dado que ya cuenta con plantas en Argentina, Estados Unidos y España.

Esta adquisición «está alineada con nuestra estrategia de ampliación del catálogo de productos y reforzará la posición de Ramondin como proveedor estratégico en el mercado latinoamericano», destaca el consejero delegado, José Miguel Munilla. La multinacional riojanoalavesa cuenta en la actualidad con una plantilla próxima a los 700 trabajadores y ahora sumará otro centenar a través de Inesa, que el año pasado generó ventas por valor de 16 millones de dólares.

Ramondin diseña, fabrica y comercializa cápsulas y productos técnicos de alto valor añadido para el precintado e imagen de vino, licores, cava, champán y espumosos para más de 50 países de todo el mundo; y es líder en el mercado mundial de cápsulas de estaño en formatos especiales. «La integración de Inesa permitirá fortalecer de manera sostenible las operaciones del grupo y consolidará la excelente reputación que ambas empresas ya tienen en Latinoamérica, donde las relaciones comerciales con los clientes son fructíferas y de confianza desde hace muchos años», añade Munilla.

Exporta el 80%

La compra de esta firma chilena permitirá a la compañía de Laguardia adquirir el conocimiento y la infraestructura necesarias para apostar por el segmento de tapa rosca en ese mercado y en el argentino. «La calidad de producto y el servicio al cliente seguirán siendo claves en la estrategia de Ramondin», confiesa su máximo responsable.

El porcentaje de exportación de la compañía asciende al 80% y dentro de su apuesta por la internacionalización asume que una de las claves es «entender la singularidad» de cada mercado y ser consciente «de la cultura y las necesidades específicas y exclusivas» de los países destinatarios. «La cercanía, el tiempo de respuesta y la capacidad de inversión e innovación -entre cinco y siete millones al año- serán determinantes para continuar la buena senda» de la alianza de Ramondin con Inesa.

Fotos

Vídeos