'Pinchazo' en los ingresos por IVA pese al récord de recaudación en Euskadi

El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, junto al diputado foral de Hacienda, José María Iruarrizaga/
El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, junto al diputado foral de Hacienda, José María Iruarrizaga

Bizkaia, que ha percibido un 1,6% menos por este impuesto, es la que peor comportamiento ha tenido

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

El importante aumento de la recaudación de impuestos en Euskadi en 2017, que ha permitido a las arcas de las diputaciones forales vascas recibir 1.523 millones de euros más que en 2016, no ha tenido un comportamiento uniforme entre los diferentes tributos. La contabilidad consolidada de esa recaudación fiscal, publicada ayer por el Departamento de Hacienda del Gobierno vasco, permite apreciar que hay claros y oscuros en la fotografía tributaria. Así, mientras que el Impuesto de Sociedades presenta un buen comportamiento, con un incremento del 10,9%, la recaudación por IVA, sin llegar a flojear en términos globales, se mueve de forma tímida. El Impuesto sobre el Valor Añadido de gestión propia, el que efectivamente recaudan las diputaciones, tan sólo ha crecido un 2,5%.

La distribución geográfica de esa recaudación por IVA permite deducir rápidamente que el pinchazo se ha producido en Bizkaia, donde los ingresos de este tributo cayeron nada menos que el 1,6% durante el pasado año y en comparación con el ejercicio anterior. Por el momento no hay una explicación oficial y fuentes del Ejecutivo foral vizcaíno apuntan que aún está pendiente «un estudio a fondo» para analizar las claves que han forzado este descenso tan atípico. En el resto de territorios, la recaudación por IVA ha tenido un comportamiento modesto pero positivo. En Gipuzkoa creció el 2,5%, mientras que en Álava ascendía el 2,8%.

El IVA es, habitualmente, un buen termómetro para calibrar el estado de salud del consumo. De ahí que el incremento modesto de los ingresos fiscales contraste con otros indicadores, que señalan precisamente a la recuperación del consumo como uno de los motores del crecimiento económico. De acuerdo con los estudios realizados por el Gobierno vasco, el crecimiento nominal de la demanda interna en Euskadi se situó el pasado año ligeramente por encima del 4%, lo que permite apreciar que efectivamente se ha producido una brecha. Un elemento que puede explicar, pero tan sólo de forma parcial ese diferencial, es el buen comportamiento de las exportaciones. Y es que las ventas al exterior, si bien generan unos indudables efectos positivos en la economía del entorno, también tienen un impacto negativo en la recaudación por IVA. Las ventas a otros países no se cargan con este tributo pero, lógicamente, las empresas deducen el impuesto que sí han abonado a sus proveedores nacionales.

El caso de Álava

La Diputación de Álava destacaba precisamente que pese al fuerte impacto que tiene en este territorio la exportación -empresas como Michelín, Mercedes, Tubacex o Tubos Reunidos dedican la mayor parte de sus ventas a los mercados exteriores- su recaudación por IVA se había comportado de una forma aceptable.

Álava, además, ha alejado de momento el fantasma de experimentar un autentico agujero en sus ingresos de IVA, ya que Mercedes ha decidido congelar su proyecto de segregación de actividades en distintas sociedades mercantiles. La separación del negocio de producción de furgonetas en Vitoria y el de comercialización de vehículos importados -ahora dependen de la misma sociedad- podía suponer la pérdida de más de 200 millones de euros anuales en la recaudación por IVA de este territorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos