Los pensionistas vascos y navarros convocan manifestaciones para los días 5 y 26 de mayo

Una de las manifestaciones celebradas en Vitoria para reivindicar la subida de las pensiones./Iosu Onandia
Una de las manifestaciones celebradas en Vitoria para reivindicar la subida de las pensiones. / Iosu Onandia

Las plataformas territoriales cimentan la unidad de acción para responder «a las míseras propuestas» del gobierno

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYO

Las pla­for­mas de jubilados de los tres te­rri­to­rios vas­cos y Navarra (alrededor de 40 personas representando las distintas sensibilidades) han mantenido este jueves en Vitoria la primera reunión formal desde que estalló en enero el movimiento que reivindica en la calle la revalorización de las pensiones con la referencia anual del IPC y la exigencia de una prestación mínima de 1.080 euros. De este encuentro, que se ha prolongado durante más de dos horas, ha salido una unidad de acción para los próximos meses que pretende, de un lado, frenar un posible desgaste -ya el pasado fin de semana se detectó una menor presencia de pensionistas en las protestas organizadas por los sindicatos en otros puntos del país-, y de otro, tomar plenamente las riendas de esta 'rebelión' social frente al riesgo de injerencias de fuerzas sindicales y partidos políticos.

La hoja de ruta la van a seguir marcando en Euskadi los propios pensionistas, que en su encuentro en la capital alavesa han decidido consensuar un calendario de movilizaciones intenso que contempla la realización de una gran manifestación para el 26 de mayo, tal y como ha avanzado hoy EL CORREO, así como adherirse a la marcha que se celebrará el sábado 5 a las 18.00 horas en distintos puntos del país.

La movilización vasco-navarra se celebraría, por tanto, después de la votación de los Presupuestos Generales del Estado de 2018 en el Congreso de los Diputados, prevista para los días 22 y 23 de mayo, que incorporan un incremento de entre el 1% y el 3% para las pensiones más bajas; «migajas» para el colectivo de pensionistas. «Tenemos que responder a las míseras propuestas que hecho el gobierno de Mariano Rajoy», ha subrayado Asier Isasa durante la lectura de un comunicado consensuado por todos los presentes en la reunión; en el que también se ha emplazado a los Gobiernos de Vitoria y Pamplona a «tomar medidas» que respondan a sus reivindicaciones.

Su referencia para las nuevas movilizaciones del 5 y el 26 de mayo será la gran marcha organizada por la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones del pasado 17 de marzo, a la que se adhirieron sindicatos, partidos políticos y asociaciones sociales.

En la larga reunión, se barajaron dos posibles fechas para las manifestaciones que se simultánearan en las tres capitales vascas y Navarra. La plataforma guipuzcoana puso sobre la mesa el día 19 de mayo y la vizcaína, el 26. Finalmente se ha acordado adherirse a las reivindicaciones organizadas por la Coor­di­na­do­ra Es­ta­tal por la De­fen­sa del Sis­te­ma Pú­bli­co de Pen­sio­nes convocada para el 5 de mayo a las 18.00 horas, y promover una nueva marcha para el 26 a la que, a su vez, se invitará a sumarse a los movimientos del resto del Estado.

De igual modo, se ha acordado diseñar una serie de grupos de trabajo para coordinar nuevas reuniones vasco-navarras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos