Se mantiene la presión y se abre la puerta a una gran protesta en Madrid

Manifestación en Bilbao de los pensionistas el pasado 22 de febrero/Efe
Manifestación en Bilbao de los pensionistas el pasado 22 de febrero / Efe

Los pensionistas no quieren desaprovechar el impulso de las últimas semanas y, cada cual en su plaza, se plantea resistir

LUIS LÓPEZBilbao

Lo más difícil, lo que nadie se esperaba, está hecho: un colectivo históricamente desmovilizado y dócil como el de los pensionistas se ha levantado y ha tomado las calles. Hay rabia, pero también hay ilusión. ¿Y ahora qué? ¿Va a tener continuidad? ¿O será flor de un día y se quedará como un exotismo histórico?

Los pensionistas no quieren desaprovechar el impulso de las últimas semanas y, cada cual en su plaza, se plantea resistir. Pero claro, un movimiento tan atomizado, organizado de manera anónima por las redes sociales, es difícil de gestionar. Por un lado, todos quieren mantener ese romanticismo propio de los movimientos populares sin líderes y sin siglas, porque tienen la capacidad de aglutinar a gente de todos los colores. Pero, por otro lado, esa falta de liderazgos dificulta la toma de decisiones y el diseño de estrategias a futuro. Además, siempre hay movimientos preexistentes con distintas banderas que se ven tentados a apropiarse de este tipo de iniciativas, lo que irremediablemente las haría descarrilar.

El panorama es diferente en según que territorio. En Bizkaia «mantenemos las movilizaciones todos los lunes a mediodía ante los ayuntamientos», explica Antonio Perera, ‘Josele’, uno de los jubilados que desde el primer momento jugó un papel activo en las protestas de Bilbao. «El pasado día 15 de enero nadie se imaginaba hasta donde íbamos a llegar, y debemos mantenernos tras una pancarta sin siglas».

En Vitoria, por su parte, Juan Antonio Armentia apuesta por protestar en la Virgen Blanca «el primer lunes de cada mes» ya que teme que hacerlo todas las semanas «sea contraproducente porque termine causando desánimo». El presidente de Por una Vida Digna, que lleva ya muchos años luchando por la mejora de las condiciones de vida de los pensionistas, también apunta a la posibilidad de una gran movilización en Madrid, a la que se unirían e incluso tratarían de facilitar transporte al personal. ‘Josele’, desde Bilbao, también abre la puerta a esta posibilidad, y a otras como hacer una gran manifestación un domingo «para que pueda ir gente de todas las edades». De momento, el día 17 hay una cita en cada capital de provincia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos