5.000 pensionistas exigen en el centro de Bilbao unas jubilaciones «dignas»

Los jubilados se han vuelto a echar a la calle en Bilbao./Ignacio Pérez
Los jubilados se han vuelto a echar a la calle en Bilbao. / Ignacio Pérez

Reclaman a los gobiernos de Sánchez y Urkullu que les traten como «principales interlocutores»

Jesús L. Ortega
JESÚS L. ORTEGA

Alrededor de 5.000 personas han marchado desde el Ayuntamiento de Bilbao hasta la Plaza Moyua, sede de la subdelegación del Gobierno en Bizkaia, en demanda de «una pensión pública digna». La manifestación de la capital vizcaína ha sido la más multitudinaria de las celebradas en Euskadi en defensa de las pensiones «gobierne quien gobierne» y con una cuantía «mínima» de 1.080 euros al mes.

En lugar de la concentración que suelen llevar a cabo todos los lunes desde el pasado mes de enero ante el Ayuntamiento de Bilbao, los jubilados y pensionistas han decidido hoy llevar a cabo una marcha entre el Consistorio y la Plaza Moyua. La de este lunes coincide en el tiempo con el arranque del nuevo Gobierno socialista, presidido por Pedro Sánchez, que hasta llegar a La Moncloa mantenía puntos de vista muy similares a los de los pensionistas. Desde que arrancaron las protestas, ya se han producido concentraciones a lo largo de veintiún lunes.

«Fuera ladrones de las instituciones» y «esta batalla la vamos a ganar» han sido otras de las consignas repetidas por los jubilados y pensionistas. Al término de la manifestación, los portavoces de los pensionistas han leído un comunicado en el que vuelven a reivindicar su papel en la caída del Gobierno de Mariano Rajoy, «el que nos aplicó la subida del 0,25% y el que puso en marcha la reforma de las pensiones de 2013».

El grueso de sus reivindicaciones han ido dirigidas al nuevo Ejecutivo, al que le han recordado la necesidad de incrementar las prestaciones que cobran los jubilados en línea con el IPC, así como la derogación del factor de sostenilidad –en principio aplazado hasta 2023– y una pensión mínima de 1.080 euros, una petición polémica y que ni siquiera comparten sindicatos como Comisiones Obreras. También piden «la superación de la brecha de género». «Un Gobierno que en su composición demuestra aplicar criterios de paridad, debería dar una respuesta positiva ante tanta discriminación», consideran los pensionistas vascos, que exigen un reparto «más justo de una riqueza que en una medida importante hemos generado nosotros».

Por ello, los jubilados exigen al Gobierno de Sánchez, y también al de Iñigo Urkullu, que se les tenga en cuenta como «principales interlocutores a la hora de abordar el problema; entre tanto, «y mientras no recibamos una respuesta satisfactoria, seguiremos en la calle, aglutinando fuerzas con otros agentes sociales, en defensa de nuestros derechos».

Marcha en Vitoria y concentración en San Sebastián

En Vitoria, varios cientos de pensionistas se han manifestado por las calles de la ciudad tras una pancarta en la que se leía en castellano y en euskera «Pensiones públicas dignas» y han coreado lemas como «Gobierne quien gobierne las pensiones se defienden» o «Menos de 1.080 euros no me salen las cuentas». En declaraciones a los medios de comunicación, la portavoz del colectivo Elena Arce ha asegurado que, a pesar del reciente cambio de Gobierno, el mensaje sigue siendo el mismo: «reforzar las pensiones públicas», y ha mostrado su esperanza en que el Ejecutivo de Pedro Sánchez les haga caso.

Sin embargo, ha remarcado que seguirán en la calle porque desconocen qué respuesta va a dar el Gobierno socialista a sus demandas y qué posibilidad va a tener de introducir cambios en el sistema de pensiones, ya que gobierna en minoría. En la marcha de hoy los pensionistas han pasado por la sede del PNV en Vitoria, el Parlamento vasco y la Diputación alavesa, y han mostrado su «decepción» por la actitud de la formación que dirige Andoni Ortuzar en la negociación presupuestaria con el PP en materia de pensiones.

Los manifestantes han dicho que las pensiones no pueden ser objeto de negociación entre partidos, han censurado que con ello se les quiera «dividir» y han pedido al PNV que se «moje», se ponga de su lado y no «enfrente». También han reclamado al Gobierno Vasco un complemento de las pensiones más bajas hasta los 1.080 euros

En San Sebastián, la concentración que la Asamblea de Jubilados y Pensionistas de Alderdi Eder celebra cada lunes frente al Ayuntamiento de la ciudad se ha trasladado a los soportales del Palacio de la Diputación de Gipuzkoa debido a un aguacero que ha descargado una gran cantidad de agua este mediodía sobre la capital donostiarra.

Los congregados, que portaban una gran pancarta con distintos lemas en favor de la revalorización de las pensiones, han permanecido varios minutos ante la institución foral, donde María Serrano, portavoz de la Asamblea de Pensionistas de Alderdi Eder, ha leído un comunicado con sus principales reivindicaciones. Debido a la lluvia, los reunidos han decidido no celebrar la manifestación que tras esta concentración semanal recorre las principales calles del centro de San Sebastián y concluye habitualmente en el Boulevard donostiarra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos