España, único país de la UE que fía el alza de las pensiones a las cuentas del sistema

El ministro Montoro./Efe
El ministro Montoro. / Efe

La mayoría usa toda la trayectoria laboral, pero Francia computa los 25 mejores años y Malta, 10

LUCÍA PALACIOSMadrid

El Pacto de Toledo comenzará a debatir el miércoles un tema que, por la controversia que genera, se había dejado para el final: el mantenimiento del poder adquisitivo. Pero la presión de las movilizaciones ha hecho mella en el Pacto, que abordará ya si es posible utilizar otra fórmula de revalorización. Todos los grupos llevarán sus propuestas y la mayoría defiende volver a ligar el alza de estas prestaciones al IPC o al menos que los mayores no sigan perdiendo poder adquisitivo, tal y como se hacía antes de la reforma unilateral del PP en 2013. Desde entonces, la subida está condicionada a la salud de la Seguridad Social y aboca a los pensionistas al alza mínima del 0,25%. Incluso el PP, por boca de su portavoz en esa comisión, Gerardo Camps, se ha mostrado dispuesto a «conjugar» el índice actual de revalorización con otras «variables» como el PIB, los sueldos, la productividad e incluso los precios, pero nunca vincularlo solo a la inflación.

El Pacto de Toledo tendrá otro argumento para cambiar la fórmula de revalorización creada por el PP: España es el único país de la UE que fía la subida de las pensiones a las cuentas del sistema y no tiene en cuenta ni la evolución de los precios ni la de los salarios. La fórmula de revalorización que utiliza España es única en Europa. Solo se parece algo a Alemania, que aplica un factor de sostenibilidad a la evolución de los salarios. El resto, o tiene en cuenta solo la evolución de los precios (Francia o Italia); o exclusivamente los salarios, como Dinamarca, Noruega o Países Bajos; o una combinación de ambas, opción mayoritaria.

Eso sí, el sistema español basa la cuantía de la pensión inicial en las cotizaciones generadas a lo largo de los últimos 21 años , por lo que aquí sí entra en juego el salario del perceptor. Y ahí reside otra cuestión en la que España está en minoría: es de los pocos que no calculan la pensión con toda la trayectoria laboral, tendencia mayoritaria en la UE. En Francia se computan los 25 mejores años y en Malta, 10. En este sentido, España ha abierto la puerta a cambiar el periodo de cálculo para que quienes tengan la carrera de cotización completa, de forma que puedan escoger que se tenga en cuenta toda su vida laboral, descartando los peores años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos