La patronal vasca dice que la nueva reforma fiscal «desincentivará la inversión»

La patronal vasca dice que la nueva reforma fiscal «desincentivará la inversión»
Manu Cecilio

Confebask califica el acuerdo de PNV y PSE de «cortoplacista» y asegura que pone en riesgo el empleo a medio plazo

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Confebask ha lanzado una dura crítica al acuerdo de reforma fiscal firmado por el PNV y el PSE que entrará en vigor a partir del próximo 1 de enero, ya que no sólo mantiene el hándicap que existe en realización a fiscalidad que aplica el Estado, sino que endurece aún más el tratamiento tributario a las empresas radicadas en Euskadi con limitaciones a las deducciones. La patronal vasca considera que las diputaciones van a «desincentivar la inversión» con las medidas que pretenden poner en marcha, al tiempo que estima que el efecto real será que se pondrá en peligro «la sostenibilidad del empleo a medio plazo».

NOTICIAS RELACIONADAS

En opinión de los empresarios, PNV y PSE han optado por una visión «cortoplacista» que tan sólo persigue incrementar los ingresos de la Administración sin tener en cuenta que en realidad se puede poner en peligro la competitividad de las empresas vascas y con ello el empleo y también los ingresos públicos, en el medio y largo plazo. «Por primera vez, Euskadi dispone de una fiscalidad empresarial desincentivadora, que penaliza la competitividad empresarial y pone en riesgo la sostenibilidad a medio plazo del empleo», señala la nota que ha dado a conocer la organización empresarial.

La patronal recuerda que las haciendas vascas se encuentran ya en niveles recaudatorios previos a la crisis económica, lo que aún justifica menos el ansia de incrementar los ingresos a costa de las empresas. Consideran, además, que estamos ante «una oportunidad perdida» para haber aplicado –con la rebaja del tipo de gravamen para equipararlo al resto de España- una medida que hubiese generado empleo. «Una rebaja del actual tipo vigente (28%) al 24% generaría una inversión inducida de casi 600 millones de euros y la creación de 6.000 puestos de trabajo. Queremos a su vez recordar que todavía nos faltan por recuperar casi 40.000 empleos perdidos durante los años de crisis y que, con este acuerdo, nos costará más tiempo conseguirlo», concluyen.

Periodo de exposición pública

Las diputaciones forales vascas han hecho público hoy el anteproyecto de norma que contiene la reforma fiscal, que permanecerá ahora abierta a un periodo de exposición pública para ser aprobada por los respectivos consejos de gobierno en las próximas semanas. El pacto alcanzado por los partidos PNV y PSE no sólo mantiene el tipo de gravamen del Impuesto de Sociedades por encima del que está vigente en el resto de España – el 28% frente al 25% que aplica el Gobierno central-, sino que además ha endurecido algunas cuestiones importantes, de tal forma que se va a ver incrementada la presión fiscal sobre las empresas.

Así, se establecen limitaciones para compensar pérdidas de ejercicios anteriores –algo que hasta ahora no existía-, también se estrechan los topes en la aplicación de las deducciones y por último se introducen limitaciones para deducir como gastos los costes de financiación de las compañías. Además, se establecen nuevas exigencias –aplicar un salario del 170% sobre el Salario Mínimo Interprofesional- para poder acceder a la deducción por creación de empleo, que experimenta un exiguo incremento. De 4.900 euros por puesto creado subirá a 5.000 euros.

Por otra parte, la reforma contempla la creación de fondos de inversión destinados a financiar empresas, proyectos de investigación y desarrollo y adquisición de activos industriales, que permitirán a los contribuyentes que depositen su dinero ahí obtener algunas ventajas fiscales. En concreto, una deducción del 15% en los fondos de innovación –la aportación anual máxima será de 5.000 euros- y la exención en los impuestos de Patrimonio y Sucesiones para el resto. Por último, se incorporan también algunas deducciones, aunque de cuantía muy limitada, para la puesta en marcha de ‘start ups’.

En el caso de Gipuzkoa, la reforma permitirá eliminar un elemento pernicioso de la modificación fiscal que aprobaron EH Bildu y el PSE en la legislatura pasada y que había provocado la huida de un número significativo de contribuyentes de patrimonios elevados fuera de ese territorio. Así, se recupera el denominado ‘escudo fiscal’, que impide que un contribuyente tenga que aportar como pago de IRPF y Patrimonio una suma superior al 65% de sus ingresos anuales. Hasta ahora, en Gipuzkoa no existía ese tope, de tal forma que el pago de impuestos podía superar incluso a los ingresos anuales. También se producirá un cambio semántico en ese territorio para que el Impuesto sobre la Riqueza y las Grandes Fortunas vuelva a llamarse «de Patrimonio».

Fotos

Vídeos