Otro nuevo inversor se interesa por las plantas de la papelera CEL

Trabajadores de CEL, durante la pegada de carteles del pasado sábado. /yvonne fernández
Trabajadores de CEL, durante la pegada de carteles del pasado sábado. / yvonne fernández

La compañía ha presentado un ERE para 230 empleados, que no cesan en sus protestas ante las instituciones

ANDER GARRIDO

Un nuevo inversor se ha interesado por el grupo CEL, con fábricas en Zalla y Güeñes en Bizkaia y Artziniega en Álava, y con su futuro en vilo desde hace meses. Sus trabajadores se enfrentan a un ERE de extinción que afectaría a cuatro de las cinco firmas que componen el conglomerado, lo que supondría la supresión de 230 trabajos del total de 254 empleados con los que cuenta a día de hoy la papelera. Unicamente se salvarían los operarios del fabricante de jabones Dermo.

El hecho de que un nuevo inversor se haya puesto en contacto con la administración de la compañía supone que ya son tres los candidatos en la lista por hacerse con las diferentes plantas del grupo vasco, a los que habría que sumar un cuarto -un colectivo catalán- que quedó descartado hace semanas al querer sólo parte de la maquinaria de las fábricas. En los próximos días el último pretendiente, presumiblemente de origen portugués, visitará las diferentes factorías para evaluar su interés real y, de ser así, presentar una oferta formal por la empresa.

Ya a principios de mes, cuando sólo se conocía una de las propuestas, los trabajadores se mostraron «dispuestos a escuchar más ofertas» tras la primera de las movilizaciones que llevaron a cabo para pedir implicación a las instituciones públicas. «Queremos que las plantas puedan arrancar cuanto antes porque este grupo es viable», argumentaban entonces. Con la noticia de la visita de estos nuevos posibles financiadores, fuentes del comité de empresa consultadas por EL CORREO se mostraron «esperanzados y con la confianza de que tanto las administraciones como la dirección trabajen para llegar a un acuerdo con alguno de los inversores».

Son cuatro los inversores que se han acercado al grupo, aunque uno ya quedó descartado Diversas ofertas

Hasta el momento, el mejor posicionado era un grupo chileno, que ya estuvo visitando las fábricas de la papelera hace meses, aunque no oficializó una oferta real. Se espera que el próximo 4 de septiembre vuelva a las oficinas del administrador concursal para proseguir con unas gestiones que podrían, si la aparición del nuevo inversor no entorpece las negociaciones, terminar con la adquisición de una compañía que supera los 40 años de historia.

Entretanto, los trabajadores preparan más concentraciones de cara a la gran manifestación que celebrarán el próximo 17 de septiembre. La siguiente será el viernes, frente a la sede de la Diputación vizcaína en Bilbao, que precederá a una pegada de carteles por el recinto de las txosnas aprovechando la visibilidad de la Aste Nagusia.

Fotos

Vídeos