La Naval aplicará un ERE de suspensión a toda la plantilla durante cuatro meses

La Naval permanece inactiva, a la espera de que se llegue a un acuerdo a varias bandas./JORDI ALEMANY
La Naval permanece inactiva, a la espera de que se llegue a un acuerdo a varias bandas. / JORDI ALEMANY

El preacuerdo alcanzado ayer con los sindicatos debe ser ratificado ahora por el juez que supervisa el procedimiento concursal

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

El astillero vizcaíno La Naval quiere ganar tiempo a la espera de que se clarifiquen algunas cuestiones claves para su futuro. Mientras avanza el procedimiento concursal, y a la espera de saber si habrá financiación para poder concluir al menos uno de los dos barcos que están en construcción, la empresa quiere aplicar un expediente de suspensión de empleo. El acuerdo ha sido negociado con los sindicatos durante las últimas semanas y fue firmado ayer. En realidad se trata de un preacuerdo, ya que la situación concursal de la compañía obliga a que sea ahora el juzgado de lo mercantil de Bilbao que supervisa la actividad de la empresa quien autorice su aplicación.

El expediente afectará a los 180 trabajadores de la plantilla de la empresa y se aplicará durante los cuatro primeros meses de 2018. En la práctica, supone una continuación del ERE que ya está en vigor y que se pactó para el periodo de octubre a diciembre. Habrá, sin embargo, un cambio en las condiciones económicas. Así, frente al complemento pactado en el ERE actual, que garantizaba el cobro del 100% del salario a los empleados del astillero, el nuevo expediente se ha planteado con unas condiciones menos exigentes para la delicada tesorería de la empresa. La Naval complementará las percepciones del desempleo que recibirán los trabajadores, hasta alcanzar el 85% de su salario.

Todo apunta a que si la empresa consigue desbloquear algunas cuestiones fundamentales para retomar la actividad industrial, el periodo de suspensión temporal de empleo puede reducirse, al menos para una parte de la plantilla.

Negociaciones

La Naval mantiene intensas negociaciones para poder culminar la construcción de una de las dragas contratadas por el armador holandés Van Oord. Se trata del buque ‘Vox Alexia’, que aún se encuentra en la grada en la fase de construcción de su estructura principal. El otro barco contratado por esta misma empresa, la draga ‘Vox Amalia’, que fue botada el pasado mes de marzo, permanece en el astillero de Sestao pero Van Oord quiere sacarlo de allí. Para ello, la firma holandesa mantiene negociaciones avanzadas con el astillero cántabro Astander, que al parecer sería el encargado de finalizar el buque. La empresa armadora -al igual que ya hizo la firma belga DEME con el barco ‘Living Stone’-, quiere asegurarse la finalización de la nave; de ahí que prefiera que la continuación de los trabajos se realice en un astillero que no esté afectado por un procedimiento concursal, como ocurre con La Naval.

Llevarse un barco a cambio de cerrar un conjunto de acuerdos para finalizar el otro en Sestao. Este es el esquema de negociación que mantienen La Naval y Van Oord y que, según fuentes conocedoras del proceso, van por buen camino. Las conversaciones cuentan también con un apoyo intenso por parte del Departamento de Desarrollo Económico del Gobierno vasco. El equipo que dirige la consejera Arantza Tapia se ha implicado de forma directa, ya que además de los dos interlocutores principales hay varios frentes en los que se desarrolla esta negociación. Entre ellos el Gobierno central, Pymar -la asociación que agrupa a los principales astilleros españoles- y, sobre todo, las entidades financieras. Algunas fuentes apuntan a que todos los acuerdos necesarios para desbloquear la situación pueden estar zanjados a finales de enero o principios de febrero, momento a partir del cual puede reanudarse la actividad de construcción en el astillero vizcaíno.

Y es que la búsqueda de financiación se ha convertido, precisamente, en el principal obstáculo para ese acuerdo que puede permitir retomar la construcción en La Naval. La situación concursal que afecta a la empresa hace muy complicado la obtención de los fondos necesarios para finalizar el ‘Vox Alexia’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos