De momento, alivio

De momento, alivio
Ignacio Marco-Gardoqui
IGNACIO MARCO-GARDOQUI

En esto lo tenemos claro y somos perfectamente unidireccionales. Seguimos con lupa las actuaciones realizadas por las empresas de capital extranjero que operan entre nosotros y nos traen perfectamente sin cuidado las realizadas por nuestras empresas en el extranjero. Repasemos. Hace unos meses vivimos con zozobra y cierta angustia la entrada de Siemens en Gamesa debido a que el gigante alemán compite con una gran parte de las empresas auxiliares de nuestro entorno que eran proveedores de ‘nuestra’ Gamesa. Y hemos seguido con preocupación la toma absoluta de poder en ITP por parte de la multinacional británica Rolls Royce.

Me parece razonable, pero, ¿sabemos algo de los movimientos corporativos que efectúa, por ejemplo, Iberdrola en Escocia o prestamos atención a los planes de inversión del Grupo Mondragón en China? No, claro, nos sentimos poco concernidos. A la mayoría nos basta con saber que su expansión internacional consolida a nuestras empresas. A algunos, en cambio, les provoca cierto temor la eventual deslocalización que podría derivar en pérdidas de empleo. Eso es todo. Nos quedamos muy en la superficie.

En ese sentido llevamos un año complicado. Los temores causados por la entrada de Siemens en Gamesa se avivaron con los cambios realizados en su cúpula directiva con una rapidez inquietante y, más aún, con los anuncios de severas reducciones de plantilla. Lo que empezó llamándose fusión adquiere, cada día más, el tono de una temida absorción. Un término que estuvo prohibido durante la fase de aprobación regulatoria, pero que cobra fuerza con el paso del tiempo. Ahora le toca a ITP, una empresa de menor repercusión, pero de impacto muy sensible dada su enorme capacidad de innovación en un sector punta como es el aeronáutico.

Sin embargo, las noticias que transmitió ayer son tranquilizadoras. La presidencia de Piqué es una buena noticia. Tiene un currículo inmejorable. Dispone de una gran capacidad de interlocución con el Gobierno central -algo imprescindible en una empresa que mantiene los aviones de la Fuerza Aérea-, en donde fue ministro de Industria y Exteriores; es decir, en dos áreas de gran valor para una empresa internacional con fuertes implicaciones industriales. Y conoce también el sector al haber sido presidente de una compañía aérea como Vueling. Quizás podríamos preguntarnos si el PP no tenía algún nombre vasco con similares características, pero es más que probable que la respuesta sea negativa. Por su parte, la entrada de Alberto García Erauzkin cubre el flanco local.

Pero, además de las personas, lo más importante es la conformación de un plan de inversiones de 400 millones en los próximos años, lo que supone un espaldarazo total al proyecto y solidifica su enroque entre nosotros. Bienvenido sea. De momento, alivio.

Temas

Gamesa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos