Mendia: «La reforma fiscal se va a quedar en unos ajustes y nada más»

«En 2018 volveremos a analizar la reforma», dice Mendia. / I. Onandia

La líder socialista justifica su dura postura negociadora en que los cambios acordados en 2013 necesitaban «un año más para desplegar todos sus efectos»

Koldo Domínguez
KOLDO DOMÍNGUEZ

La oposición interpreta como un fracaso que PNV y PSE, pese a compartir el Gobierno vasco y las tres diputaciones, no hayan podido ponerse de acuerdo en cómo reformar la fiscalidad vasca. Pero a Idoia Mendia no le preocupa. Sin verbalizarlo, la líder socialista se muestra satisfecha del papel que ha desempeñado su partido, que frente a los deseos de los jeltzales ha logrado mantener su posición inicial de no rebajar el tipo del Impuesto de Sociedades.

PSE y PNV son socios, pero difieren bastante en su análisis sobre qué fiscalidad necesita Euskadi.

– En el acuerdo de gobierno que firmamos los dos partidos bebíamos, de alguna manera, del pacto de 2013 para realizar una profunda reforma de la fiscalidad que comenzó a aplicarse en 2014. Y entonces pactamos que a los tres años evaluaríamos si había ido bien y si había que hacer algún cambio en función de las circunstancias económicas, que afortunadamente sí han cambiado.

Es decir, este año.

– Eso es. Así que los dos partidos nos hemos sentado y analizado cómo han funcionado los cambios que introdujimos. En el PSE creemos que la reforma ha facilitado recursos suficientes para no tener que hacer recortes en unos tiempos en los que aún estábamos en recesión económica y que ha sido muy buena.

¿Y ahora, con la recaudación en ascenso?

– En este primer año de crecimiento, el 2017, hemos visto cómo esa reforma ha desplegado todos sus efectos en el IRPF, mientras que en Sociedades no ha podido hacerlo tanto y todavía le puede quedar un recorrido. Así que no éramos partidarios de bajar el tipo nominal de Sociedades, y en IRPF nada de subir a las rentas bajas y medias.

El PNV no estaba de acuerdo.

– En el PNV se han escuchado muchas voces. Han planteado otras propuestas y hemos tratado de encontrar un equilibrio y un punto medio. Todavía no hemos terminado las reuniones y negociaciones, pero finalmente desde luego sí está despejado el tema del tipo nominal de Sociedades.

Así que ustedes ganan y no se toca.

– Nos reafirmamos en que la reforma del 14 fue muy buena y profunda, y que de momento no es necesario hacer ninguna otra reforma. En todo caso, pequeños ajustes en algún impuesto.

¿Que el PNV haya tenido «muchas voces» ha sido un problema?

– No lo sé. Desconozco cómo funciona el PNV por dentro y cómo llega a sus reflexiones. Nosotros hacemos las nuestras no tanto por un criterio de subida o bajada de impuestos, sino más por la parte de qué gastos tenemos, de qué servicios públicos disponemos en Euskadi y, por lo tanto, qué fiscalidad necesitamos para dotarles de suficiencia económica.

¿Su inamovible posición en Sociedades era por principios?

– No, simplemente que la reforma que hicimos está dando buenos resultados este año y creemos que en el siguiente va a seguir siendo así. Evidentemente en 2018 tendremos que volver a evaluar su comportamiento porque, aunque las circunstancias económicas parece que van a seguir siendo buenas, no lo sabemos del todo.

Así que el tipo nominal de Sociedades no se tocaba de ninguna manera.

– Es que nosotros fuimos (a negociar con el PNV) con la posición de partido ya muy trabajada y hablada y con el análisis hecho, y creíamos que no era necesario bajar el tipo nominal del impuesto.

Aún con recorrido

¿Ve esta negociación como una ‘victoria’ sobre el PNV?

– Para nosotros la fiscalidad es una herramienta política para hacer otras políticas. Y al final lo que nos preocupaba era que pudiéramos seguir viendo que esta reforma puede tener un cierto recorrido.

Pero en este caso el socio minoritario ha impuesto su criterio al mayoritario.

– Creemos que estamos influyendo en las políticas económicas, sociales, de empleo y, lógicamente, también en la fiscalidad, claro que sí.

Así que la anunciada reforma, que primero iba a ser completa y luego pasó a unos retoques, ahora se va a quedar en nada.

– Va a quedarse en unos ajustes con la normativa europea, en parte, y en algunos impuestos. Nada más. Pero no hay que verlo como algo negativo, porque la evaluación de la reforma nos dice que ha sido positiva y va bien. De lo que se trata es de dar un año más a esta reforma para ver cómo despliega todos sus efectos, también en Sociedades y, cómo digo, en 2018 volveremos a realizar un análisis.

Fotos

Vídeos