La mayoría de los trabajadores no llega a ganar ni un euro más al mes que en 2010

Empleados de una oficina técnica, en sus puestos de trabajo.
Empleados de una oficina técnica, en sus puestos de trabajo. / e. c.

Los asalariados españoles han perdido 1.426 euros brutos al año de poder de compra si se tiene en cuenta la evolución de los precios

LUCÍA PALACIOS

Ni siquiera un euro al mes. Concretamente 72 céntimos, lo que cuesta de media un ‘brick’ de leche, es lo que se revalorizó el salario para la mayor parte de los trabajadores españoles entre 2010 y 2015. Es decir, nueve euros más que cuando las remuneraciones comenzaron a caer a consecuencia de la crisis. Y es que durante ese periodo de cinco años el sueldo más frecuente pasó de los 16.489 euros brutos anuales a 16.498 euros, según los datos de la Encuesta Anual de Estructura Salarial publicada por el INE. Esto supone que el sueldo más común entre los empleados españoles fue en 2015 (último año analizado por el INE) de 1.178,4 euros mensuales brutos repartidos en 14 pagas (frente a los 1.177,7 de 2010), con lo que se meterían en su bolsillo unos 1.000 euros al mes.

Pero es que además, durante este periodo, los precios subieron un 8,7%, con lo cual los trabajadores perdieron aún más poder de compra. Así, si sus sueldos hubieran crecido a la par de la inflación se habrían situado en 17.933 euros, con lo que puede concluirse que en esos cinco años los salarios dejaron de subir 1.426 euros, una media de 285 euros brutos menos cada año.

EL DATO 16.498

euros brutos al año es, según la última Encuesta de Estructura Salarial del INE correspondiente a 2015, el sueldo más frecuente en España.

Si en lugar de tomar como referencia el sueldo más frecuente se toma el medio, la cuenta sale algo mejor: 23.106 euros brutos anuales de media en el conjunto de España -en el País Vasco esa media es de 27.571 euros- en 2015, frente a los 22.790 de 2010 -26.593 en Euskadi-, lo que supuso una ganancia bruta de 316 euros en cinco años. En el caso vasco, el incremento fue sensiblemente mayor, 978 euros.

Esto tampoco supuso más dinero, porque con ese 8,7% de subida de la inflación, el trabajador medio español también habría perdido poder de compra, concretamente 1.694 euros brutos en estos cinco años.

El hecho de que el salario medio sea bastante más elevado que el más frecuente se explica porque hay muchos más trabajadores en los valores bajos que en los sueldos más elevados, pero estos últimos -pese a ser menos- influyen enormemente en la media, según explica el INE.

Indefinidos y temporales

Cabe resaltar, además, que el sueldo medio de los trabajadores con un contrato indefinido se redujo tres euros, cantidad que se elevó hasta los 271,2 euros brutos al año para los empleados temporales. Así, estos últimos pasaron de percibir casi 16.700 euros en 2010 a los poco más de 16.400 en 2015. Por tanto, a la inseguridad propia de tener un empleo del que se puede ser despedido en cualquier momento, se le sumó un sueldo cada vez más precario.

Una situación que, sin embargo, no se dio en el País Vasco, ya que en esta comunidad los trabajadores temporales ganaban de media 19.450 euros en 2010 y en 2015 pasaron a ser 20.293 euros, 843 más.

Pero tampoco en el conjunto de España mejoraron en términos económicos quienes tenían un contrato fijo, puesto que pasaron de cobrar una media de 24.564 euros brutos al año a los 24.561 euros de 2015. Al igual que en el caso de los temporales, en Euskadi la evolución si fue positiva, aunque sensiblemente menos que en aquellos, puesto que los indefinidos pasar de percibir 28.845 euros de 2010 a 29.262 de 2015. Es decir, sólo 417 euros más.

A la vista de estas cifras, no es de extrañar que hasta el propio Gobierno haya defendido con ahínco que ha llegado el momento de subir los salarios y haya animado a los agentes sociales a cerrar ya un pacto salarial para 2017. Pero ni con los mejores pronósticos, la subida defendida por los sindicatos de entre el 1,8% y el 3%, serviría para recuperar ni una tercera parte de lo perdido.

Temas

Ine

Fotos

Vídeos