Madrid aplicará una rebaja en IRPF y Sucesiones que agranda la brecha fiscal con el País Vasco

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, ayer durante una conferencia./EFE
La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, ayer durante una conferencia. / EFE

El tipo máximo del IRPF será del 43%, seis puntos menos que el vigente en Euskadi

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

La presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Cristina Cifuentes, anunció ayer su decisión de cumplir la promesa que había incorporado a su programa electoral para rebajar la presión fiscal sobre sus contribuyentes. En síntesis, el Ejecutivo autonómico madrileño rebajará en medio punto cada tramo de la escala de gravamen del IRPF, que tendrá ahora como tipo mínimo el 18,5% y el 43% como marginal máximo. Además, rebaja la fiscalidad en las herencias y donaciones que se realizan entre familiares de 'segundo grado' –hermanos– y las que se producen en 'tercer grado', entre tíos y sobrinos. La decisión agranda aún más la brecha fiscal que existe entre la tributación de las personas en Euskadi y Madrid, que se ha convertido en un territorio especialmente atractivo en esta materia. Un atractivo que es cada vez más intenso para los contribuyentes de rentas elevadas.

La presión más baja

Cifuentes aseguró ayer que con esta medida situará la escala de gravamen del IRPF como la más baja de España, gracias a la capacidad que tienen las comunidades autónomas para manejar a su antojo una parte de esos porcentajes. La presidenta de la comunidad de Madrid destacó que ese rebaja de medio punto permite una reducción más intensa en las rentas bajas en términos relativos, aunque ese mismo recorte en las rentas altas ofrecerá mayores ahorros absolutos a los tramos elevados de ingresos. Así, su tramo más bajo estará gravado con el 18,5%, frente al 23% que se aplica en el País Vasco, aunque con una estructura de determinación de la base imponible distinta que impide una comparación rápida.

El 43% que estará vigente en Madrid como marginal de las rentas más elevadas, sin embargo, sí es comparable con el 49% que pagan las rentas más elevadas en Euskadi, por encima de los 182.190 euros. La combinación de este tipo más bajo junto a la inexistencia del Impuesto de Patrimonio en la comunidad madrileña, es todo un reclamo para los profesionales de salarios más elevados.

La reducción de lapresión fiscal se sumaa la inexistencia del Impuesto de Patrimonio

En el IRPF que pagarán los madrileños, además, se incorporarán nuevas deducciones por la convivencia con mayores de 65 años, así como por gastos de escolarización y por la toma de participaciones en empresas de nueva creación.

Por otra parte, Madrid va a relajar la presión fiscal en las donaciones y en las herencias. Si su normativa en las transmisiones en ‘primer grado’ –entre padres e hijos– ya era un lujo porque el 99% de la valoración de los bienes está exenta, ahora se aplicarán deducciones en otros grados de parentesco. En el caso de herencias entre hermanos se aplicará una exención del 15% y entre tíos y sobrinos, del 10%. En el caso del País Vasco las deducciones son lineales, de 40.000 euros en el primero de los casos y de 20.000 en el segundo, respectivamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos