«En pocos años se podrán comprar coches que vayan prácticamente solos»

El consejero director general de Hyundai España, Leopoldo Satrústegui, ayer en el Hotel Dómine de Bilbao./BORJA AGUDO
El consejero director general de Hyundai España, Leopoldo Satrústegui, ayer en el Hotel Dómine de Bilbao. / BORJA AGUDO
Leopoldo Satrústegui - Consejero director general de Hyundai

La marca automovilística coreana ha elegido Bilbao para celebrar, desde el jueves hasta hoy, su convención nacional anual

Jesús L. Ortega
JESÚS L. ORTEGA

Leopoldo Satrústegui (Madrid, 1965) lidera estos días junto con el presidente de Hyundai España, Bryan Park, la convención anual de la automovilística coreana, que desde el jueves reúne en Bilbao a 250 personas llegadas de todo el país. Su marca ocupa el quinto puesto mundial en ventas y el undécimo en el mercado español. Una posición que aspira a superar para entrar en el ‘top ten’ y para situarse, incluso, como primera firma asiática en España y Europa.

- El mercado español creció el año pasado un 7,7%, con casi 1.235.000 coches vendidos. ¿Cuál fue la evolución de Hyundai?

- Nosotros crecimos por encima de la media del mercado, en concreto casi un 9%, hasta las 55.300 unidades, lo que supone que por primera vez hemos pasado la barrera de las 50.000 unidades en España. Así que fue un año muy bueno para la marca.

- ¿Cumplieron sus objetivos?

- Sí, sí. El objetivo era crecer hasta esas 55.000 unidades, ya que el año anterior habíamos llegado a las 50.000 y en 2017 queríamos conseguir esas 5.000 más.

- ¿Y para este 2018?

- Este año queremos avanzar otro escalón más y llegar hasta las 60.000 unidades. Es decir, crecer entre un 8% y un 10%.

- Muchos concesionarios se quejan de que para llegar a los objetivos fijados por las marcas deben realizar automatriculaciones que suponen entre el 10% y el 15% de sus ventas. Coches que luego dan salida como ‘kilómetro O’, con menos margen comercial. ¿En qué medida también sufren este problema los concesionarios de Hyundai?

- En nuestro caso suponen una parte pequeña, por debajo del 7%. Se podría decir que las automatriculaciones son al final hasta un canal nuevo, porque hay clientes que precisamente van buscando ese tipo de coches ‘kilómetro 0’ ya matriculados y que se pueden comprar por un precio algo inferior. Y tampoco reducen demasiado el margen del concesionario porque el fabricante ya soporta de alguna manera esas automatriculaciones. Es un canal más caro pero el año pasado cogió más peso en el mercado.

«Para que el coche eléctrico despegue hacen falta puntos de recarga y subvencionar su compra»

- ¿Necesita el sector en España nuevos planes oficiales de ayuda a la compra para particulares? Es decir, nuevos PIVE.

- Sí. El mercado ya está creciendo a buen ritmo, pero la antigüedad del parque automovilístico español es muy alta, de una media de 12 años, y eso tiene un efecto muy directo sobre la seguridad y las emisiones. Es para mejorar esos aspectos para lo que hacen falta planes de renovación, no tanto pensados para el crecimiento del mercado sino para animar a la gente que tiene coches viejos a que los cambie por otros nuevos más seguros y más eficientes. Y además serían necesarios planes de impulso a los vehículos alternativos, los híbridos y eléctricos. Ha habido dos, el Movea y el Mobalt, pero sus fondos duraron un día. Así que hacen falta planes a más largo plazo para que España coja un poco la velocidad que tienen otros países europeos en la venta de vehículos alternativos.

El diésel, demonizado

- El año pasado los compradores se fueron inclinando hacia los motores de gasolina e híbridos. ¿Tienen los diésel los años contados?

- No creo que los diésel desaparezcan. El paso que está habiendo del diésel a la gasolina tiene bastante de psicológico. En los últimos tiempos hay muchas noticias en el sentido de que no van a poder circular en grandes ciudades, etc. y eso condiciona mucho a la gente a la hora de comprar. Creo que se está demonizando demasiado a los diésel, y además con la próxima normativa de emisiones se van a encarecer, con lo cual se van a quedar para gamas más medias y altas. Pero la tecnología diésel es muy eficiente, con unos consumos muy bajos y con unos niveles de emisiones mínimos.

- Los híbridos y eléctricos sólo representan el 5% del mercado español. ¿Por qué no acaba de despuntar el coche eléctrico?

- Los híbridos están funcionando, pero aún no hay mucha oferta a precios competitivos; pero llegarán. Y respecto al eléctrico, aún se está desarrollando la tecnología para conseguir mayores autonomías. Nosotros sacaremos el próximo año al mercado el modelo Konan, que tendrá 500 kilómetros de autonomía. Pero falta otra pata, que es la inversión en infraestructuras. Hay muy pocos puntos de recarga y hasta que no haya suficientes la gente no se va a lanzar a comprar eléctricos. Además todavía es una tecnología cara, por lo que haría falta que la compra de estos vehículos estuviera, al menos en una primera fase, subvencionada.

- Hace unos años la moda fueron los vehículos familiares, ahora son los SUV, pero como la industria automovilística siempre mira y trabaja a largo plazo, ¿cuáles estarán de moda al principio de la próxima década?

- Creo que la moda de los SUV va a seguir, pero la revolución de los próximos años no va a ir tanto por el diseño o el tipo de vehículo sino por la conectividad y el coche autónomo, donde las marcas están apostando fuerte. Para 2021 nosotros sacaremos un coche autónomo con nivel 4 -el máximo es el 5- y en pocos años habrá la posibilidad de comprar coches que vayan prácticamente solos. Esa será la tendencia del mercado.

- ¿El coche autónomo no conllevará problemas y cambios profundos en temas como seguros, normas de tráfico, etc.?

- Sí, ya empieza a haber ciertas lagunas legales en los casos de coches que aparcan solos. Pero el coche autónomo va a llegar, la tecnología ya casi está. Sólo falta acabar de asegurarla para que el vehículo no pueda ser ‘hackeado’, y luego habrá que regular todos sus aspectos legales.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos