Laboral Kutxa estima que la economía vasca crecerá un 2,9% y el paro bajará al 11%

Presentación este miércoles en Bilbao del informe anual de Laboral Kutxa./Jordi Alemay
Presentación este miércoles en Bilbao del informe anual de Laboral Kutxa. / Jordi Alemay

Advierte asimismo de la incertidumbre que generan las negociaciones del 'Brexit', las elecciones alemanas, la política de Trump y los desequilibrios financieros de China

Ivia Ugalde
IVIA UGALDE

La fotografía actual de la economía vasca proyecta un rostro «dulce» si se compara con los momentos de inestabilidad vividos el año pasado. Los riesgos políticos derivados del 'Brexit', la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos y «los desequilibrios financieros» de China plantearon dudas sobre la recuperación, tal y como ha señalado este miércoles Laboral Kutxa en la presentación en Bilbao de su informe anual. Los indicadores, sin embargo, «mostraron una fortaleza particularmente sorprendente». El crecimiento del PIB de Euskadi fue del 3,1%, sólo una décima por debajo del conjunto de España, y para este año se prevé un aumento del 2,9%.

Una serie de factores coyunturales son los responsables del nuevo escenario esperanzador. Entre ellos destacan «las medidas monetarias del Banco Central Europeo y el bajo precio de las materias primas», tal y como han señalado Xabier Egibar, director de desarrollo de negocio de Laboral Kutxa, y Joseba Madariaga, responsable del departamento de estudios. Estos elementos, en su opinión, ayudarán a que el paro baje este año al 11% en la comunidad autónoma ya que se estima que las contrataciones experimenten este año un incremento del 2%.

Las esperanzadoras previsiones que se presumen para este ejercicio seguirían la estela del 2016, al que han calificado como «un buen año» para la economía vasca, «con un crecimiento sólido» del 3,1% del PIB, con una creación de empleo del 2,9% y «una sensible reducción de la tasa de paro en 2,2 puntos hasta el 12,6%». Tanto Madariaga como Egibar han subrayado que a consecuencia del buen momento la confianza empresarial va en aumento y ya se sitúa en el 59,5%. Y todo ello pese a la difícil situación que atraviesan algunas compañías industriales de Euskadi. Aun así, han advertido de que «esos problemas venían de más atrás del momento de recuperación».

Aunque Laboral Kutxa se muestra optimista en su informe, ha instado a permanecer vigilantes ya que existen «elementos de incertidumbre asociados al discurrir de las negociaciones del ‘Brexit’, a la orientación de la política fiscal y comercial de EE UU, al resultado de las elecciones alemanas después del verano y al comportamiento de la economía china». Han animado a igualmente a aprovechar la buena coyuntura para reducir la deuda antes de que llegue el próximo ciclo de recesión, así como «mejorar la productividad de la economía y encarar los problemas derivados del envejecimiento de la población».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos