Una juez condena a Liberbank a devolver los gastos de gestoría, notaría, registro y tasación en Santander

Una juez condena a Liberbank a devolver los gastos de gestoría, notaría, registro y tasación en Santander

Es la primera sentencia en Cantabria que obliga a un banco a reintegrar la tasación, que las entidades financieras cargan sistemáticamente al comprador

CONSUELO DE LA PEÑA

El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Santander ha condenado a Liberbank a devolver a un cliente los gastos íntegros de gestoría, notaría, registro de la propiedad y tasación al anular por «abusiva» la cláusula que recogía las condiciones generales del contrato de préstamo hipotecario, que fue suscrito en marzo de 2009. La juez Eva Aja Lavín obliga a reintegrar al demandante un total de 1.045 euros por la repercusión indebida de todos esos gastos.

La sentencia, a la que ha tenido acceso este periódico, es la primera en Cantabria que obliga a un banco a devolver los gastos de tasación (en este caso, casi 200 euros) ya que, hasta ahora, los abogados eran reacios a reclamar el reintegro de este concepto. En este sentido, Aja Lavín subraya que «a quien interesa conocer el valor del bien dado en garantía para con ello conocer si cubre o no el importe del préstamo y el resto de responsabilidades que se puedan generar en caso de incumplimiento, es al banco, por lo que es la entidad quien impone al prestatario el llevar a cabo la tasación del inmueble, servicio accesorio que realmente a quien interesa es al banco». En esta línea, sostiene que la imputación de tales gastos al cliente es «abusivo y nulo», lo mismo que cargarle los gastos de gestión.

Los gastos de tasación, que los bancos imputan siempre al prestatario, suelen tener un coste de entre 200 y 300 euros, lo que multiplicado por los millones de hipotecas firmadas en todo el país supone un buen pellizco para la banca. No obstante, habrá que esperar al pronunciamiento de la Audiencia Provincial de Cantabria, tribunal que está pendiente también de resolver otros recursos relacionados con los gastos hipotecarios.

Hasta ahora, los jueces de Santander mantienen posturas divergentes. El juez Fermín Goñi, titular del Juzgado de Primera Instancia número 5, sólo ha anulado por abusivos los gastos del Registro de la Propiedad, en tanto que su compañero Javier Gómez Hernández, titular del Juzgado de Instrucción número 1, obligó a una entidad financiera a devolver los gastos de notaría, Registro de la Propiedad y gestoría y sólo excluyó los derivados del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) por entender que son responsabilidad del cliente, no del banco. Un tercer Juzgado de Torrelavega también se ha pronunciado en idéntico sentido.

Es al banco a quien le interesa saber el valor del piso por lo que debe asumir la tasación

La sentencia de la juez Aja Lavín tiene la novedad de que se pronuncia también sobre los costes de la tasación, porque así lo pidió el abogado Juan Manuel Brun, quien, sin embargo, no solicitó la devolución del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Sobre este gravamen, la magistrada cree que debería ser abonado por el banco, pero el Reglamento del Impuesto de Transmisiones y Actos Jurídicos Documentados «es claro y no da lugar a interpretaciones», de manera que «será el prestatario a quien corresponda su abono».

En cuanto a los aranceles notariales y registrales, la juez subraya que es el banco quien está interesado en que la garantía hipotecaria se eleve a escritura pública y se inscriba en el Registro de Propiedad, por lo que «debe ser plenamente consciente de que esos gastos deben ser abonados por quien los solicita».

No obstante, en torno a la devolución de los gastos hipotecarios hay sentencias para todos los gustos. Las Audiencias de distintas provincias se han pronunciado con carácter muy dispar sobre este asunto. Por ejemplo, las de Pontevedra y Oviedo obligan a devolver únicamente los gastos del Registro de la Propiedad, y las de Madrid y Zaragoza, todos, incluidos los relativos al Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

Los tribunales mantienen posturas divergentes sobre los gastos. La de Cantabria no se ha pronunciado

El Tribunal Supremo ha dictado ya dos sentencias en las que reconoce que el banco debe pagar todos los gastos derivados de la firma de la hipoteca. O sea la notaría, la gestoría, la tasación, el registro de la propiedad y el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Hasta ahora, son precisamente los impuestos el mayor quid de la cuestión y también la mayor cantidad que se reclama. De todo lo mencionado supone alrededor del 80%.

De momento, los jueces o se decantan por reconocer que el banco tiene que pagar todo o reconocen que debe asumir todo excepto los impuestos. Si el banco lo asume todo debe devolver una media de 3.000 euros a cada cliente. La cantidad dependerá de cuánto pagó en su momento, lo que a su vez depende de cuánto dinero te prestaron, ya que no conlleva los mismos gastos abrir un préstamo de 50.000 euros que de 180.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos