Una jubilada por cada tres hombres y cobrando 6.300 euros menos al año

Varias personas mayores sentadas en un banco./E. C.
Varias personas mayores sentadas en un banco. / E. C.

Un informe de UGT sitúa su media en 768 euros al mes y, además, la cifra de hombres que recibe la prestación máxima triplica a la de mujeres

LUCÍA PALACIOS

La desigualdad económica entre hombres y mujeres también se hace más que evidente en las pensiones. Y es que «si la brecha salarial se sitúa en torno al 23% de media, puede crecer por encima del 50% si hablamos de prestaciones de la Seguridad Social», según advirtió ayer Cristina Antoñanzas, vicesecretaria general de UGT, durante la presentación de un estudio.

Según ese informe, que se basa en datos de 2016, las mujeres jubiladas cobran de media 452,11 euros al mes menos que los hombres, lo que multiplicado por 14 pagas supone 6.329,54 euros brutos al año menos. UGT denuncia que la desigualdad de género no afecta solo a la cuantía de la pensión sino también al tipo y al número: mientras 3,6 millones de hombres perciben una pensión media de 1.220 euros al mes cuando se retiran del mercado laboral, el número de mujeres en igual condición se reduce a dos millones pero, en su caso, cobran un promedio de 768 euros. Es decir, las mujeres apenas representan el 36,11% de las personas jubiladas con derecho a prestación y la brecha económica que soportan asciende al 37,04%.

«Si nos roban en nuestro salario cuando trabajamos, nos siguen castigando cuando llegamos a la jubilación», denunció Antoñanzas. Así, el número de mujeres que perciben pensiones por debajo de los 500 euros al mes en esa situación triplica al de los hombres: más de 1,5 millones frente a 539.000. Por el contrario, el número de hombres que cobra la pensión máxima triplica al de las mujeres: 25.000 frente a 8.800.

Ya mirando al conjunto de prestaciones (incapacidad, viudedad, etcétera), la realidad es que las mujeres son beneficiarias de un mayor número de pensiones, pero los hombres perciben las prestaciones de cuantía más elevada de todo el sistema de Seguridad Social. «La brecha salarial que afecta a las mujeres -señala el informe- tiene efectos directos sobre cualquier tipo de pensión, en todos los regímenes y en todas las clases, perpetuándose a lo largo de toda la vida laboral».

Las mujeres tienen una presencia muy mayoritaria en los tramos más bajos de las pensiones, hasta el punto de que siete de cada diez mujeres pensionistas (más de 3,3 millones) cobran una prestación inferior a 700 euros y tres de cada cuatro asignaciones por debajo de 500 euros (73,5%) son para ellas. Por el contrario, ocho de cada diez perceptores de pensiones entre 1.800 y 2.000 euros son hombres, nivel que llega al 83% en las prestaciones que superan los 2.000 euros mensuales.

Solo hay un caso de brecha salarial a la inversa: las pensiones de viudedad. El 96% de sus perceptores son mujeres y, además, ingresan más que los viudos (654 euros al mes frente a 483). No obstante, la mayoría de ellos la compaginan con otra prestación, mientras que para gran parte de las viudas es su única fuente de ingresos. «En la vejez, las mujeres son más pobres que los hombres», denunció la ‘número 2’ de UGT, que expuso tres razones. Ellas tienen carreras laborales más cortas; suelen tener más interrupciones y, además, son las principales perceptoras del contrato a tiempo parcial (un 73%).

Por todo ello, UGT ve «fundamental hacer cambios» y exigió al Gobierno que modifique el cálculo de la pensión para los empleados a tiempo parcial, de forma que computen los días que se trabajen por semanas completas, con independencia del número de horas. Y es que, estiman, el coeficiente de parcialidad hace que la pensión media de la mujer se esté reduciendo hasta un 20%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos