Inconveniente

Inconveniente
Ignacio Marco-Gardoqui
IGNACIO MARCO-GARDOQUI

El desencuentro empresarial surgido entre Siemens Gamesa e Iberdrola es tan desagradable como inconveniente. Tras un noviazgo prometedor que derivó en un matrimonio esperanzador, las cañas se han tornado en lanzas. El cruce de acusaciones es grave y se han expresado de manera excesivamente estridente, lo que contribuirá a complicar el necesario y conveniente proceso de paz. El desencuentro es malo porque afecta a dos de las tres únicas empresas que tenemos en el Ibex-35 y enfrenta a nuestro líder energético y una de las pocas grandes multinacionales que nos han elegido para fabricar productos y desarrollar proyectos.

El matrimonio se presentó como una fusión entre iguales, aunque fuera una imagen forzada en exceso para soslayar la eventual obligación de lanzar una OPA, lo que lo hubiese llevado al traste, dado que chocaba frontalmente con los intereses de la multinacional alemana. Iberdrola se reservó un 8% del capital social de la fusionada lo que, entonces, le permitió aflorar unas plusvalías elevadas que el paso del tiempo ha convertido en unas pérdidas apreciables, aunque cuenta con una sorprendente y asimétrica garantía en caso de que se incline por la venta de su participación. La evolución en Bolsa de sus acciones constituye una circunstancia desagradable que subyace en todo el conflicto, a la que pronto se unieron las discrepancias por el estilo de gestión y la distinta valoración del reparto de poderes.

La llegada de Siemens a Gamesa fue bien valorada por los agentes sociales y por las instituciones, y recibida con temor por las numerosas industrias vascas del sector auxiliar que eran proveedoras de Gamesa y para quienes Siemens ha sido siempre un competidor formidable. Unos recelos que la multinacional se ha molestado en disipar y que pasarán la prueba de fuego cuando la coyuntura se tuerza.

La multinacional ha hecho mucho esfuerzo a la hora de alejar los temores de sus proveedores y mostrar su compromiso con el entorno. En ese afán se enmarca la visita que hizo ayer al lehendakari, con su correspondiente foto final. Ojalá que la realidad confirme su voluntad y que el desencuentro con Iberdrola se torne en alianza productiva. No será sencillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos