Iberdrola espera obtener 480 millones de la fusión de sus dos filiales brasileñas

Instalaciones de Iberdrola en Alemania.
Instalaciones de Iberdrola en Alemania.

Las juntas generales aprueban la integración de Elektro y Neoenergia, que da lugar a la primera eléctrica de Latinoamérica por número de clientes

IVIA UGALDE

Iberdrola ha completado con éxito el último paso que tenía pendiente para la fusión de sus filiales brasileñas Elektro y Neoenergia. Las juntas de accionistas han dado el visto bueno a una «operación histórica» con la que la compañía vasca espera obtener 480 millones de euros en el ejercicio de 2017, según informó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Con la integración de ambas firmas, nace la mayor eléctrica del país y la primera de Latinoamérica por número de clientes, ya que dará servicio a 13,4 millones en un territorio con una población superior a 34 millones de personas frente a los 18 millones de usuarios que atiende en España.

Para el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, la fusión refleja «el compromiso» de la multinacional con Brasil, «la primera economía de América». No en vano, desde que empezó a operar en el país hace 20 años ha «invertido más de 13.600 millones de euros». «La compañía confía plenamente en el futuro de Brasil y buena prueba de ello son sus planes de crecimiento a medio y largo plazo allí», apuntó. En ese sentido, recordó que la firma está «ejecutando obras en los sectores de redes, generación regulada y energías renovables» y que «tan solo el año pasado adjudicó contratos de suministro de bienes y servicios por valor de 1.270 millones a más de 8.000 proveedores».

La sociedad resultante de la incorporación de Elektro en Neoenergia estará controlada en su mayoría por Iberdrola, que contará con el 52,45% del reparto accionarial, mientras que el 38,21% le corresponderá a Caixa de Previdência dos Funcionários do Brasil (Previ) y el 9,35% restante al Banco de Brasil. Además, el acuerdo alcanzado entre los socios incluye el compromiso de la eléctrica vasca de sacar a Bolsa la compañía, que cuenta con una base de activos regulados de aproximadamente 3.657 millones. Asimismo, si se suman los resultados del año pasado, la cifra agregada de ingresos de ambas filiales ronda los 7.935 millones y el beneficio bruto de explotación (Ebitda) habría sido de unos 934 millones.

«Un plazo muy inferior»

Iberdrola recalcó ayer que la operación es una de las «más importantes de su historia» y destacó el buen desarrollo del proceso desde que se anunció el pasado 8 de junio la unión de las dos filiales. Cita como ejemplo que se obtuvieron «en un plazo muy inferior al habitual» las tres aprobaciones necesarias de las autoridades brasileñas: del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social, del Consejo Administrativo de Defensa Económica -dependiente del Gobierno-, y de la reguladora Agencia Nacional de Energía Eléctrica.

Fruto de la luz verde obtenida, Iberdrola cuenta ahora en Brasil con un área de concesión que comprende un total de 13 Estados -836.000 kilómetros cuadrados- y su red se extiende a lo largo de 585 kilómetros. La empresa resultante de la fusión, fundamentalmente regulada, distribuyó 54.000 GWh en 2016 y está presente también en el negocio de la generación eólica, hidráulica y termoeléctrica.

Fotos

Vídeos