Horas críticas para La Naval

La construcción del casco del 'Vox Alexia' está paralizada desde hace meses en La Naval./Pedro Urresti
La construcción del casco del 'Vox Alexia' está paralizada desde hace meses en La Naval. / Pedro Urresti

El armador Van Oord, que ha convocado una reunión hoy con el astillero, parece decidido a exigir la devolución de sus 42 millones en anticipos

MANU ALVAREZ

El astillero La Naval de Sestao, inmerso en un procedimiento concursal desde octubre del pasado año, afronta un nuevo desafío de resultado incierto. El armador holandés Van Oord, que encargó el buque 'Vox Alexia', el único que se encuentra en proceso de construcción en las instalaciones vizcaínas, ha convocado para hoy una reunión con los responsables del astillero. El objetivo del encuentro, aseguraron ayer fuentes conocedoras del proceso, es aclarar el futuro inmediato que, indicaron, estará plagado de complicaciones.

Todo apunta, indicaron las mismas fuentes, que el armador comunicará hoy mismo que «pone en marcha el procedimiento para ejecutar sus avales». En otras palabras, comenzará a dar pasos legales para exigir la devolución de los 42 millones de euros que había anticipado a cuenta del buque y que habían sido garantizados por los bancos. En términos simples, el contrato que firmó con La Naval se ha incumplido, no tiene el buque en los plazos convenidos -había concedido incluso varias prórrogas- y reclama por tanto el derecho a recuperar su dinero.

Las negociaciones con un grupo de seis bancos para completar la financiación del 'Vox Alexia' han sido un caos durante más de siete meses. El armador requería una financiación adicional -inyección directa de dinero para completar la construcción del buque-, estimada en unos 46 millones de euros. Al menos 32 de ellos eran críticos, porque era el dinero necesario hasta el momento de la botadura. El acuerdo -al menos hasta última hora de la noche de ayer- no ha fructificado pese al dilatado periodo de negociación, debido a las enormes reticencias de las entidades financieras. Algunos de los seis bancos incluidos en el grupo habían aprobado la nueva financiación, pero al parecer en condiciones que no eran aceptadas por el armador.

El director general del astillero, José Escribese, se reunió en la mañana de ayer con el comité de empresa para desmentir los rumores que apuntaban a un compromiso por parte de las entidades financieras para conceder los 46 millones que se necesitan. «Desgraciadamente, no me consta», admitió Escribese a los representantes sindicales. Los sindicatos ya tenían asumido desde la pasada semana, cuando los problemas con las entidades financieras se hicieron públicos, que La Naval podía entrar de forma inmediata en una nueva fase.

Pese a todo, la dirección del astillero no tira la toalla en su intento de culminar la construcción del 'Vox Alexia', mantener con ello la actividad durante unos 20 meses, dar empleo a unos 1.500 trabajadores -entre personal de plantilla y de contratas- para conseguir lo realmente trascendental: ganar tiempo, con las instalaciones en funcionamiento, mientras se encuentra a algún grupo inversor interesado en tomar el relevo a los actuales accionistas, para sacar a la empresa del concurso de acreedores.

Van Oord ha mostrado su deseo de culminar la construcción del 'Vox Alexia' en La Naval, con un procedimiento que tiene algo de 'cuento de la lechera' y no pocas incógnitas, aunque el fin que persigue sería muy positivo para el astillero. Ejecutados los avales y recuperados los 42 millones de euros -se necesita al menos un mes para conseguirlo-, el armador trataría de alcanzar un acuerdo con los bancos para comprar el casco del barco. Y es que él recuperaría el dinero, pero los bancos se quedarían con la propiedad de lo que ya se ha construido. Su venta permitiría a las entidades financieras resarcirse de, al menos, una parte del dinero que pueden perder. A partir de ahí, el propio armador buscaría los 46 millones para finalizar el buque y gestionaría directamente los pagos a los proveedores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos