La guerra comercial de Trump amenaza también a los vehículos de Mercedes en Vitoria

Imagen promocional de la furgoneta fabricada en Vitoria, que en el mercado norteamericano se llama Metris./E. C.
Imagen promocional de la furgoneta fabricada en Vitoria, que en el mercado norteamericano se llama Metris. / E. C.

La compañía exportó a Estados Unidos el pasado año 7.500 unidades de su modelo Vito, rebautizado en el país como Metris

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

La lista de empresas vascas pendientes de las decisiones que se adopten en el Despacho Oval crece de forma inexorable. A las compañías del sector siderúrgico que esperan la decisión en torno a los nuevos aranceles sobre los productos de acero, hay que añadir ahora la factoría de Mercedes en Vitoria. Los automóviles están también en el punto de mira y la planta alavesa, aunque con cifras discretas, ha ganado en los últimos años una cuota creciente en su exportación a Estados Unidos. El pasado año, un total de 7.500 unidades producidas en Vitoria -despiezadas en módulos- fueron exportadas a EE UU.

El presidente norteamericano, Donald Trump, subió la apuesta a lo largo del fin de semana y amenazó con penalizar la importación de vehículos en su país -más de lo que ya está, de hecho-, en respuesta a la advertencia de la UE de que puede imponer restricciones a algunos productos ‘made in USA’ como los pantalones Levis, las motocicletas Harley-Davidson o el bourbon. «Si la Unión Europea quiere aumentar aún más sus ya enormes aranceles y barreras a empresas estadounidenses que hacen negocios allí, simplemente aplicaremos un impuesto a sus autos que entran libremente a Estados Unidos», comentaba Trump a través de un tuit. Un canal a través del que el presidente norteamericano se relaciona, aparentemente sin intermediarios, con 37 millones de ciudadanos de todo el mundo que están registrados como seguidores.

Ya pagan aranceles

Claro que eso de que los «autos entran libremente en Estados Unidos» es una ‘mentira piadosa’ del inquilino de la Casa Blanca, porque lo cierto es que la realidad dista mucho de ser así. La multinacional Daimler Benz, por ejemplo, no exporta las furgonetas Vito directamente desde la factoría de Vitoria, ya que de hacerlo estarían gravadas con un arancel del 25%. Lo que la firma germana hace en este caso es utilizar lo que en el sector se conoce como ‘semi-knocked-down’, para exportar los vehículos despiezados en módulos, que son definitivamente ensamblados en una factoría en Estados Unidos. Eso permite rebajar el arancel hasta el 3%, ya que se considera importación de componentes y no de vehículos. Incluso, la empresa incorpora algunos componentes de fabricación norteamericana en el ensamblaje final, para cumplir con los requisitos que exige la Administración de ese país.

36.764 vehículos exportó España a Estados Unidos el pasado año. El 1,5% de las ventas en el mercado exterior.

Las furgonetas son enviadas en módulos y se ensamblan allí, para reducir el arancel

Daimler Benz ensambla los módulos fabricados en Vitoria en una factoría que tiene en Charlestone, en Carolina del Sur, de donde salen definitivamente para su distribución en los concesionarios del país. Allí, sin embargo, las furgonetas Vito son rebautizadas con el nombre de Metris. Ese nombre, Vito, que aquí tiene mucho de homenaje de la multinacional alemana a la ciudad en donde se fabrican los vehículos, Vitoria, en Estados Unidos tiene demasiadas reminiscencias ligadas a la mafia y a ‘Vito Corleone’. Los expertos en marketing de la firma desaconsejaron mantener el nombre original del modelo para los mercados estadounidense y canadiense y cambiarlo por el de Metris.

Con todo, el endurecimiento de los aranceles al automóvil europeo o el aumento de exigencias para el emsamblaje de módulos tendría un efecto limitado para la planta de Mercedes de Vitoria, aunque puede truncar el crecimiento acelerado que tienen las exportaciones a EE UU de este modelo de furgoneta. Las ventas a ese mercado el pasado año crecieron un 25%, desde las 6.000 unidades contabilizadas en 2016. La planta alavesa de Daimler Benz fabricó el pasado año 150.000 unidades de la furgoneta Vito y del monovolumen Clase V y las estimaciones para este año, que permitirían batir un nuevo récord, son elevar la producción hasta 163.000 vehículos. Pese a ello, los máximos responsables de la firma germana se han mostrado siempre muy satisfechos, incluso algo sorprendidos, de la buena acogida que ha tenido este modelo en algunos segmentos del mercado norteamericano. La venta de 7.500 unidades el pasado año es aún más relevante si se tiene en cuenta que la exportación a ese país comenzó a finales de 2015. Las estimaciones para el futuro -con el permiso de Trump- apuntan a un crecimiento importante en los próximos años.

Las ventas en Estados Unidos de vehículos fabricados en España no son trascendentales en términos relativos. El pasado año se exportaron a ese país un total de 36.764 vehículos, lo que representa el 1,5% sobre los 2,4 millones de unidades exportadas desde España al resto del mundo. Si la comparación se hace con la producción total, 2,8 millones de vehículos, la tasa de exportación a Estados Unidos apenas supera el 1,3%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos