El grupo Cata ordena por sorpresa un parón desde hoy en Fagor-CNA

Protesta de los trabajadores ante la planta de Fagor-CNA en Garagartza realizada la semana pasada.
Protesta de los trabajadores ante la planta de Fagor-CNA en Garagartza realizada la semana pasada. / Lobo Altuna

Detiene 'sine die' las cadenas de lavadoras, cocción, Edesa-Basauri, parte de Geyser y la I+D

JULIO DÍAZ DE ALDA

Los problemas que atraviesa Fagor-CNA sólo tres años después de que estallara la cooperativa fabricante de electrodomésticos del Grupo Mondragón se complican día a día. Ayer, los representantes de los trabajadores recibieron la amarga noticia de que la inmensa mayoría de la empresa parará su producción desde hoy mismo. Un parón «casi absoluto», como explicaron fuentes de la representación sindical de LAB, que afectará a las áreas de lavadoras y cocción (hornos y cocinas) de la planta de Garagartza, a Edesa-Basauri, dedicada a la fabricación de termos eléctricos en la localidad vizcaína, y a parte de Geyser (calentadores alimentados por gas), también en Garagartza.

La razón expuesta por la firma presidida por Jorge Parladé para justificar semejante medida es la falta de piezas y componentes. Una carencia debida al impago de esas piezas por parte de CNA, que hace diez días presentó en los juzgados de San Sebastián un preconcurso de acreedores ante la imposibilidad de atender una deuda que rondaría los cien millones de euros.

El ‘apagón’ no se limitará únicamente a las cadenas de producción, pues -siempre según las mismas fuentes- el personal de oficinas y de Investigación y Desarrollo (I+D) también está llamado a quedarse en casa esta mañana, salvo un «retén muy mínimo en compras y mantenimiento de dos personas», señalaron desde LAB.

El comité de empresa reclamó ayer a la dirección industrial de Fagor-CNA una fecha posible de vuelta a la actividad, pero la empresa prefirió eludir cualquier respuesta argumentando que un dato concreto podría infundir falsas esperanzas entre los afectados.

El parón dejará la empresa casi como un páramo, pues sólo permanecerán en marcha la fabricación de minidomésticos (ollas a presión) de la planta de Eskoriatza, que podría aguantar hasta finales de verano, y una parte de los termos de Geyser. En realidad, lo que hace Fagor-CNA es ampliar a toda la empresa un expediente de regulación temporal de empleo que ya tenía aprobado hasta finales de octubre para 147 de los 350 empleados que aproximadamente tiene el grupo.

«Confrontación total»

A última hora de ayer, los representantes sindicales no sabían cómo afectaría la medida a cada operario. Cabe recordar que, «en virtud de un acuerdo anterior, los mayores de 55 años y aquellos a los que se les haya acabado la prestación por desempleo no irán al ERE», añadieron desde LAB. «En algún lugar se está decidiendo nuestro futuro; estos métodos oscuros y confusos son inaceptables y, por tanto, en la medida en que no se nos cuente la verdad declaramos confrontación absoluta y total con la compañía CNA», sentenció el comité de empresa.

El mazazo del anuncio de este parón llegó ayer en la segunda reunión dentro de una mañana aciaga. A la cita acudieron los responsables de Recursos Humanos y de Producción, así como el director financiero corporativo de CNA. Fue el colofón de una jornada iniciada a las nueve, y que tuvo como primer episodio un encuentro tenso y rocambolesco, convocado para negociar las condiciones de un ERE de extinción de unos 30 despidos en la división de lavadoras. Era la primera cita del periodo de consultas y allí sólo apareció el responsable de Recursos Humanos sin abogado alguno, lo que los representantes de los trabajadores entendieron como «una falta de respeto».

El comité se levantó de la mesa al entender que «no tiene sentido negociar unos despidos cuando está vivo un ERE de suspensión y, además, la empresa no nos dice nada del plan de viabilidad, de qué negociaciones está llevando para traer un inversor o quién asume las funciones de director general», en alusión al cese la semana pasada de Francisco Martín, quien había liderado hasta ese momento la gestión de la empresa desde la adjudicación por hasta 48,5 millones de euros de la quebrada Fagor a la catalana CNA.

Temas

Fagor

Fotos

Vídeos