El Gobierno vigila los precios de los combustibles tras el repunte del petróleo

El ministro de Energía, Álvaro Nadal. /Efe
El ministro de Energía, Álvaro Nadal. / Efe

El ministro Álvaro Nadal descarta que las subidas del crudo repercutan en las previsiones económicas, si el barril se mantiene en el entorno de los 70 dólares

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha reconocido que el Gobierno se muestra «muy vigilante» con los márgenes de comercialización de productos como los combustibles, después de que el precio del barril de Brent se haya situado por encima de los 76 dólares, marcando niveles que no se veían desde hace más de cuatro años.

Nadal ha recordado que el departamento que dirige analiza la evolución de los precios «para que reflejen el coste del barril y no otras cosas». En cualquier caso, ha puntualizado que el organismo que tiene «la capacidad de actuar» es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), aunque el Ejecutivo no ha observado por ahora ninguna distorsión en los precios.

A primera hora de la mañana, la cotización del Brent ha caído hasta los 75,5 dólares por barril, una referencia aún elevada después de que su valor se haya incrementado más de un 15% en los cuatro primeros meses del año. Esta subida podría influir en las previsiones macroeconómicas que había calculado el Gobierno para el cuadro macroeconómico de este año en el que fijaba un coste medio del crudo de 67,7 dólares, superado ya ampliamente por el mercado.

A pesar de esta diferencia, Álvaro Nadal ha querido quitar hierro a esta preocupación porque las previsiones de Economía están hechas en base a las del FMI y la Comisión Europea. Además, ha indicado que el mercado de futuros del petróleo no anticipa grandes subidas con respecto a los precios actuales y a las estimaciones del Gobierno. «Son ajustes de décimas», ha afirmado.

El petróleo era, hasta ahora, uno de los vientos de cola, junto a la política monetaria de tipos al 0% del BCE; que impulsaban el crecimiento de la economía española, por la elevada dependencia que tiene el país de esta materia prima. Con los precios entre los 30, los 40 y los 50 dólares, los consumidores y las empresas se beneficiaban de un crudo barato, algo que ya está dejando de ocurrir.

Por otra parte, el ministro de Energía ha instado al PSOE a apoyar la proposición de ley para tramitar el cierre de centrales eléctricas, como las de carbón o las nucleares, después de la petición de Iberdrola para clausurar sus dos últimas térmicas de carbón en Castilla y León y Asturias, algo a lo que el Gobierno se opone. «Es bueno que se ordene el cierre de centrales», ha afirmado Álvaro Nadal, quien ha indicado que el texto que han llevado a las Cortes «afecta al encarecimiento del precio del a energía y a las comarcas donde estas centrales se ubican» en la actualidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos