El Gobierno vasco recibe una demanda tres veces superior a la oferta de sus 'bonos sociales'

Erkoreka y Azpiazu, en una comparecencia de prensa./E.C.
Erkoreka y Azpiazu, en una comparecencia de prensa. / E.C.

El Ejecutivo ha lanzado hoy su emisión de 500 millones de deuda, colocada al 1,45%

MANU ALVAREZ

El Gobierno vasco ha recibido una petición de los inversores que triplica la oferta que había realizado para colocar en el mercado su emisión de 500 millones de euros en 'bonos sociales'. Así lo ha desvelado el portavoz del Ejecutivo, Josu Erkoreka, quien ha justificado la decisión de realizar hoy la emisión de deuda ante la estabilización que se ha producido en el mercado financiero y la relajación de la prima de riesgo. Los bonos, adquiridos por inversores de 13 países, se han colocado a un tipo del 1,45%.

«Se daban las condiciones adecuadas después de que se haya estabilizado la prima de riesgo», ha señalado Erkoreka en la rueda de prensa habitual que celebra el gabinete de Iñigo Urkullu tras su reunión de los martes. El Gobierno se vio obligado a aplazar esta misma emisión el pasado martes, después de que el mercado financiero se viese envuelto en una espiral de turbulencias, de la mano de las incertidumbres en torno a la constitución del nuevo gabinete en Italia y también tras el anuncio de la presentación de la moción de censura en España.

Los bonos, que tienen un periodo de vencimiento de 10 años, se han colocado mayoritariamente entre inversores internacionales –un 65%–, quedando el 35% restante en manos de inversores vascos y del resto de España. El Ejecutivo vasco ya había emitido el pasado mes de febrero 200 millones de euros en obligaciones a 20 años. Con la nueva emisión de 500 millones cubre otro tramo de sus necesidades financieras para este ejercicio, aunque aún necesitará emitir 548 millones de euros para completar la búsqueda de recursos ajenos. De este total de 1.245 millones de euros, 948 millones se dedicarán a amortizar endeudamientos del pasado y 300 millones a financiar el gasto del Presupuesto de 2018.

El Gobierno vasco ha recurrido por primera vez a la emisión de 'bonos sociales' –una fórmula que ha comenzado a tener éxito en el mercado financiero– y que trata de casar oferta y demanda. Por un lado, existe un flujo de dinero internacional que impone condiciones sobre su destino y que exige ser invertido en operaciones que puedan ser catalogadas como sociales, sostenibles o verdes, en referencia a actuaciones medioambientales. Por otro –esta es la situación del Gobierno vasco– hay demandantes de financiación que pueden justificar el uso de esos fondos en ese tipo de gastos e inversiones. El consejero de Hacienda del Ejecutivo de Vitoria, Pedro Azpiazu, ya ha anunciado la decisión del gabinete de «recurrir todos los años a partir de ahora a emisiones de este tipo» para financiar las cuentas públicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos