El Gobierno vasco propondrá a Ricardo Barkala como nuevo presidente del Puerto de Bilbao

Ricardo Barkala./BORJA AGUDO
Ricardo Barkala. / BORJA AGUDO

Sustituirá a Asier Atutxa, que se incorporará como socio a la firma PWC

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

El Gobierno vasco va a proponer a Ricardo Barkala, actual primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Bilbao, como futuro presidente del Puerto de Bilbao. Un cambio que está relacionado con la decisión de Asier Atutxa, todavía máximo responsable de la gestión de la institución portuaria vizcaína, de fichar por la firma PWC. Atutxa comunicó la pasada semana que se incorporará a esta empresa en calidad de socio y responsable de desarrollo de negocio, para el País Vasco y Navarra.

Fuentes consultadas por EL CORREO han señalado que la designación aún se demorará algún tiempo, ya que inicialmente la salida de Atutxa de la presidencia no está prevista hasta el próximo mes de junio, aunque puede anticiparse. De acuerdo al actual reparto de competencias, es el Ejecutivo vasco, en concreto el departamento de Desarrollo Económico e infraestructuras que dirige Arantxa Tapia, quien debe hacer una propuesta formal sobre el candidato a ostentar la presidencia del Puerto. En un paso posterior es el Ministerio de Fomento quien debe ratificar y hacer oficial el nombramiento.

La formación y la trayectoria de Barkala se ajustan un retrato robot que encaja a la perfección en la dirección de los muelles vizcaínos. Nacido en la localidad vizcaína de Portugalete -está a punto de cumplir 63 años-, es capitán de la marina mercante y navegó durante 13 años en varias líneas marítimas internacionales. Ha realizado cursos de postgrado en dirección de empresas en la UPV y también en la Universidad de Deusto y entró de lleno en la esfera política en 1991 como director general de la sociedad municipal Lan Ekintza de Bilbao, dedicada a promover la creación de nuevas empresas.

Su tarea al frente del Puerto de Bilbao tendrá un doble contenido. De un lado, la gestión de las obras del nuevo espigón que completará la infraestructura de los muelles del Abra exterior y dotará a estas instalaciones de una gran superficie de almacenamiento de mercancías. Pero, además, deberá conducir la recuperación del tráfico marítimo que ha sufrido un duro revés a lo largo de la crisis. El movimiento de mercancías en los mueles vizcaínos comenzó hace ya tres años una sensible recuperación, para cerrar el ejercicio con un tráfico total de 32,4 millones de toneladas. Una cifra que supuso un aumento del 7% en comparación con 2016

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos