El Gobierno vasco mejora sus previsiones y calcula que se crearán 31.000 empleos en dos años

El Gobierno vasco mejora sus previsiones y calcula que se crearán 31.000 empleos en dos años
Iñaki Andrés.

Las nuevas estimaciones de crecimiento llevan a pensar en una tasa positiva del PIB –el valor de los bienes y servicios generado en Euskadi- del 2,8%

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

El Gobierno vasco ha revisado por tercera vez y al alza sus estimaciones de crecimiento económico para este año, con la convicción de que se va a mantener un buen tono en la actividad en la comunidad autónoma. El consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, ha anunciado hoy al término del consejo de Gobierno que las nuevas estimaciones llevan a pensar en una tasa positiva del PIB –el valor de los bienes y servicios generado en Euskadi- del 2,8%.

Ese 2,8% previsto ahora para la economía vasca en 2018 es dos décimas mejor que la última revisión que había hecho el Departamento de Hacienda hace tan sólo unos meses, el pasado mes de marzo, después de comprobar que los diferentes sectores de actividad mantenían un tono mejor del que se había apuntado a principios de año. Hay que tener en cuenta que en 2017 la economía vasca creció el 2,9%, de ahí que la nueva proyección para este año supongaen la práctica mantener casi invariable el ritmo de aceleración. Y ello a pesar de que hace tan sólo un año todos los análisis apuntaban ya a este momento como el propicio para una sensible desaceleración.

Las previsiones para 2019 también se han mejorado al alza y el Gobierno cree que el crecimiento será del 2,3%. Se traslada por tanto la desaceleración cíclica al próximo ejercicio, aunque algo menos acusada de lo que se intuía hasta ahora. Las previsiones realizadas el pasado mes de marzo hablaban de una tasa de crecimiento una décima inferior, para situarse en el 2,2%.

Azpiazu recordó que las tasas positivas de crecimiento llevan aparejado un aumento del empleo, que el gabinete de Iñigo Urkullu estima en 17.800 empleos netos a lo largo de este año y 13.200 en 2019. Comparado con las previsiones del pasado mes de marzo supone crear 1.000 puestos de trabajo adicionales en los dos años. Con todo ello, estima el Gobierno, en la segunda mitad del próximo año la tasa de desempleo descenderá por debajo del 10%, tal y como había estimado el actual gabinete en el inicio de la legislatura.

Directrices presupuestarias

Por otra parte, el consejo de Gobierno ha aprobado las directrices presupuestarias para el próximo año. Un conjunto de principios básicos antes de que los diferentes departamentos comiencen a estudiar las cuentas de 2019. En las mismas, el Ejecutivo deja clara su voluntad de mantener una estrategia de clara continuidad en las políticas sociales, así como un control del gasto ya que en el próximo ejercicio el déficit no podrá superar el 0,1% del PIB, para desaparecer por completo en 2020. Azpiazu ha señalado que los Presupuestos se realizarán con el objetivo de dar respuesta a los retos «demográfico, el de la educación, la digitalización de las empresas y también su internacionalización».

Las cifras de referencia del Presupuesto para 2019, sin embargo, no se conocerán hasta finales de octubre. Con carácter previo, a mediados de ese mes, las diputaciones y el Ejecutivo vasco harán una estimación en torno a los ingresos por impuestos que se esperan alcanzar el próximo año. La denominada «regla de gasto», impuesta por la UE, establece para el próximo año un incremento máximo del ingreso del 2,7% -si hay recursos adicionales deberían destinarse a amortizar deuda-, aunque Azpiazu ha aclarado que ese techo se puede rebasar si se cumplen algunas condiciones.

El consejero no ha querido valorar las condiciones de pacto político que serán necesarias para aprobar las cuentas de 2019, tras admitir que «ahora está más difícil con el PP», como consecuencia del respaldo del PNV a la moción de censura contra Mariano Rajoy. «Estamos dispuestos a dialogar con todos y a pelearlo», ha señalado.

Por último, el portavoz del Gobierno, Josu Erkoreka, ha señalado que «los líderes del PP vasco deben explicar por qué reducir en varias decenas de millones los fondos para investigación y desarrollo supone mejorar el Presupuesto del Estado». Por su parte, Pedro Azpiazu ha apelado al acuerdo adoptado «entre los gobiernos» para financiar los proyectos que ahora pueden quedarse fuera de las cuentas del Estado, tras las enmiendas presentadas por el PP en el Senado. «Esperamos poder reconducir esta situación hablando con el Partido Socialista. No tiene sentido quitar partidas de formación con I+D cuando dicen que se defienden precisamente esas políticas», ha concluido Azpiazu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos