El Gobierno vasco destina 266 millones del exceso de recaudación a rebajar su deuda

El consejero Azpiazu, flanqueado por la alcaldesa de Amurrio, el consejero Erkoreka y los tres diputados generales./BLANCA CASTILLO
El consejero Azpiazu, flanqueado por la alcaldesa de Amurrio, el consejero Erkoreka y los tres diputados generales. / BLANCA CASTILLO

Las diputaciones estiman que el récord de ingresos fiscales del pasado año «es una prueba de la recuperación económica»

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

El Gobierno vasco, las diputaciones de Bizkaia, Álava y Gipuzkoa y los ayuntamientos, representados por la asociación Eudel, dieron ayer el carpetazo oficial al reparto de los ingresos públicos obtenidos en 2017 y que fueron aportados por los ciudadanos y empresas de la comunidad autónoma mediante el pago de impuestos. Las cosas fueron tan bien que el Ejecutivo ha destinado 266 millones de euros a reducir su endeudamiento, que según los últimos datos facilitados por el Banco de España se sitúa en torno a los 10.400 millones. Es, en términos relativos y en comparación con el PIB, la comunidad autónoma menos endeudada de toda España.

Bien es cierto que esa reducción del endeudamiento no ha sido del todo voluntaria -más bien ha sido obligada-, ya que forma parte de las reglas de juego impuestas por la Unión Europea para reconducir el exceso de deuda pública en algunos países. El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, se mostró partidario de seguir esa senda porque, apuntó, «es bueno que en momentos de vacas relativamente gordas se destine una parte a reducir la deuda».

El Ejecutivo de Vitoria recibió 729 millones más de lo que había estimado en sus Presupuestos

El pasado año se alcanzó un nuevo récord en los ingresos públicos de las instituciones vascas, superando así la cifra que hasta ahora suponía el techo, la alcanzada en 2007, a las mismas puertas de la crisis. Diez años después ese techo se ha roto, después de que las diputaciones recaudasen 14.473,9 millones de euros, lo que supone un 11,8% más que en el ejercicio precedente. El consejero de Hacienda del Ejecutivo vasco, Pedro Azpiazu, recordó que ha habido un elemento extraordinario que no se repetirá este año: la entrega de 800 millones de euros por parte del Estado, como devolución de cantidades ligadas al IVA que había retenido durante años, a la espera de la liquidación del Cupo. El acuerdo alcanzado el pasado mes de mayo por el PNV y el PP, a cambio del apoyo jeltzale a los Presupuestos de Mariano Rajoy, permitió resolver ese contencioso. Si se deja a un lado ese ingreso extraordinario, la recaudación de las haciendas forales habría crecido un 5,5% sobre las cifras de 2016. Una evolución más positiva que la proyección que se utilizó para elaborar los Presupuestos del País Vasco del pasado ejercicio, y que había situado el aumento de ingresos en el 4,27%.

Crecimiento

Por territorios, Álava fue el que tuvo un mejor comportamiento relativo, ya que sus ingresos crecieron el 13%. En Bizkaia el aumento estuvo en línea con la media -un 11,7%-, mientras que la recaudación de la Hacienda de Gipuzkoa fue la más floja, con un 11,3%. «Este comportamiento de la recaudación -apuntó ayer Ramiro González, diputado general de Álava-, es una muestra de que los signos de la recuperación económica comienzan a ser palpables. Ya no son sólo mejoras en las cifras macroeconómicas, sino también en cuestiones tangibles como los ingresos fiscales».

Con todo ello, el Gobierno vasco recibió el pasado año 729 millones más de lo presupuestado, que ha permitido acometer algunos gastos extraordinarios por valor de 150 millones de euros, además de destinar 44 a abonar el 25% de una paga extraordinaria que se debía a los funcionarios. Al Presupuesto de 2018 se han pasado 238 millones para complementar los ingresos fiscales de este año.

Por otra parte, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, justificó el modesto comportamiento de los ingresos por IVA -tan sólo han crecido el 2,3% en el conjunto de Euskadi, pese al buen tono del consumo interno-, debido a menores ingresos «de las empresas energéticas» de este territorio, cuya influencia en la recaudación tributaria es crucial.

Mientras tanto, Gobierno y diputaciones han insistido en las últimas semanas en advertir que los ingresos extraordinario fruto del acuerdo del Cupo «no existirán este año»; de ahí que la recaudación final en 2018 apenas supondrá un aumento significativo sobre las cifras de 2017.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos