El Gobierno y el PSOE se citan para debatir una nueva reforma de las pensiones

Tres jubilados disfrutan de su tiempo libre.
Tres jubilados disfrutan de su tiempo libre. / IOSU ONANDIA

Los socialistas piden actualizarlas en función del IPC e inyectar recursos al sistema vía impuestos

EUROPA PRESSMADRID

Representantes del Gobierno y del nuevo PSOE de Pedro Sánchez mantuvieron este miércoles un primer contacto para comenzar a debatir la reforma de las pensiones, a instancias del Ministerio de Empleo y Seguridad Social que dirige Fátima Báñez, han confirmado fuentes socialistas.

NOTICIAS RELACIONADAS

El encuentro lo encabezaron el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, y por parte socialista, la secretaria de Seguridad Social y Pacto de Toledo, Magdalena Valerio, y la portavoz parlamentaria del PSOE en la materia, Mercé Perea.

Las representantes del PSOE expusieron al Gobierno sus principales reivindicaciones para la reforma de las pensiones. Una de las líneas rojas socialistas tiene que ver con recuperar la actualización de las pensiones en función de la variación del Índice de Precios al Consumo (IPC), como se hacía antes de la reforma del sistema que impuso el PP en 2013 con su mayoría absoluta.

Tras esa reforma, la revalorización de las pensiones se realiza a partir de una fórmula -y no a partir de las previsiones de inflación, como hasta entonces- que tiene como referencia diferentes variables, como el nivel de ingresos y gastos en el sistema o las perspectivas económicas.

Incremento del 0.25%

Desde entonces, las pensiones se han incrementado un 0,25%, el índice mínimo establecido en la ley de la revalorización de las pensiones, pero al haberse registrado datos de inflación negativos durante los últimos años, los pensionistas no han visto reducido el valor de su pensión. Una vez recuperada la inflación, el 0,25% se antoja insuficiente para evitar que las pensiones pierdan valor.

Los socialistas también consideran urgente «inyectar más recursos» al sistema de pensiones, con impuestos ya existentes o creando alguno específico. El PSOE percibe «cierta unanimidad» entre las fuerzas políticas respecto de la necesidad de financiar las pensiones con los impuestos, y no sólo con las cotizaciones sociales.

Las representantes del PSOE se comprometieron a hacer llegar al Ministerio las propuestas que ya han presentado en la Comisión de Evaluación y Seguimiento de los Acuerdos del Pacto de Toledo creada en el Congreso de los Diputados. Y han instado al Gobierno a que les haga llegar sus propuestas, que debe consultar también con los agentes sociales, advierten los socialistas.

Sostenibilidad a corto y largo plazo

El PSOE exige al Ejecutivo de Rajoy que presente un planteamiento que garantice la sostenibilidad del sistema público de pensiones a corto y largo plazo, porque, en su opinión, no hay otra alternativa a este sistema. «El sistema tiene futuro, aunque tenga problemas», opinan las fuentes consultadas.

En la reunión con el secretario de Empleo, las representantes del PSOE también le hicieron llegar su preocupación por el uso recurrente del Gobierno al Fondo de Reserva para las pensiones, que ascendía a 66.000 millones de euros cuando el PSOE dejó el Gobierno y hoy está en 11.600 millones.

Para hacer frente a la paga extraordinaria de los pensionistas del mes de julio, el Gobierno aprobó en junio la concesión de un préstamo del Estado a la Tesorería General de la Seguridad Social por importe de 10.192 millones de euros al Fondo de Reserva. El Gobierno insistió en que la Tesorería General de la Seguridad Social afrontaba en estas fechas un gran desembolso debido a la nómina de las pensiones, la paga extra de verano y el IRPF de las pensiones sujetas a este impuesto, obligaciones que, según Empleo, alcanzaban los 17.218 millones de euros.

Tocar varios palos

Desde principios de año, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha insistido en que habrá que tocar varios palos, ya que lo oportuno sería que combinase una serie de medidas entre las que se encuentran la de convertir en bonificaciones las llamadas 'tarifas planas' o en reducciones en las cotizaciones al sistema, ya que permitiría ingresar en la caja de la Seguridad Social unos 1.900 millones de euros que ahora se pierden.

«Lo razonable es que la política de empleo se financie con la imposición general y ahora que las cosas empiezan a ir mejor podemos liberar a la Seguridad Social de ese gasto», apuntó Burgos en una comparecencia de la Comisión del Pacto de Toledo, donde también añadió que el Gobierno estaba «dispuesto a dedicar todo lo que sea necesario para mantener unas pensiones estables, seguras y dignas».

Otra medida que el Gobierno se ha mostrado dispuesto a estudiar es la de destopar la base máxima de cotización, establecida para este año en 3.642 euros. Si se elimina ese tope, todo salario que supere esa cantidad cotizaría más al sistema, lo que elevaría los ingresos de la Seguridad Social.

Fotos

Vídeos