El Gobierno refuerza los límites a las licencias VTC elevándolas a rango de ley

Taxistas, protestando contra Uber y Cabify. / Efe I EP

Ya no quedará a criterio de las comunidades limitar el número de estos permisos utilizados por Uber o Cabify ni su uso en otros territorios

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El Consejo de Ministros aprobó este viernes elevar a rango de ley el reglamento de 2015 que limita la expansión de los vehículos con conductor en régimen de arrendamiento, más conocidos como VTC. Hablamos de la principal competencia del taxi promovida desde las grandes plataformas digitales como Uber y Cabify, además de varios empresarios que también controlan paquetes de esos permisos.

Mediante este decreto ley que, en principio, llegará al Congreso la semana próxima para iniciar su tramitación parlamentaria, se elimina el margen que tenían hasta ahora las comunidades autónomas para aplicar o no esos límites. En concreto, deberán hacer cumplir el rango de una licencia VTC por cada 30 que existan de taxi y, además, no permitir que esos conductores privados puedan prestar más del 20% de sus servicios fuera del territorio donde obtuvieron su permiso.

Desde el Gobierno y el PP se han mantenido ya contactos con los principales grupos de la oposición, que parecen dispuestos a apoyar o, al menos, no oponerse al decreto. Eso si, Ciudadanos y Podemos han pedido que se convoque la Mesa del Transporte para consensuar con todos los actores del sector una reforma de alcance que resuelva un conflicto que se inició en 2014.

En este sentido, el decreto aprobado este viernes incluye una disposición adicional para convocar la Conferencia Nacional del Transporte. Allí Estado y comunidades habrán de analizar sus normativas respectivas, al objeto de «reformarlas para mejorar la competitividad y la prestación del servicio» en taxis y VTC.

Mientras tanto, la intención del ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, es reforzar la normativa actual ante la posibilidad de que el Tribunal Supremo pueda anularla o limitarla en parte. Y es que a corto plazo la más alta instancia judicial del país debe decidir sobre el recurso presentado por la patronal de los VTC, las propias compañías y la autoridad de competencia (CNMC), que pide liberalizar totalmente el sector.

«Homogeneizar» regulaciones

En Fomento ven prematura esa liberalización, sobre todo sin una negociación consensuada previa. Para De la Serna es necesario «garantizar un equilibrio adecuado» entre VTC y taxi, así como un «desarrollo armónico» con las diferentes políticas locales. Y es que desde hace meses algunas autonomías y ayuntamientos vienen desarrollando medidas regulatorias «unilaterales», advirtió, y por eso «actuamos para homogeneizar actuaciones».

Aunque el decreto mantiene el ratio actual de una licencia por cada 30 que haya de taxi, hace tiempo que está superado con creces en la práctica tras varias sentencias del Supremo que han ido dando la razón a propietarios de permisos paralizados por la moratoria que hubo entre 2013 y 2015. Según Fomento, a principios de abril la proporción se había reducido a uno por cada nueve, con 7.158 permisos de VTC frente a 64.217 taxistas.

De hecho, fuentes del sector estiman que si se mantiene la misma tendencia a medio plazo puede haber hasta 10.000 nuevos VTC por los fallos judiciales pendientes, salvo que el Supremo cambiara su criterio. De esa manera llegaría a haber un conductor de esa modalidad por cada cuatro taxistas, siete veces más que lo que se quiere legislar ahora.

Temas

Uber, Cabify

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos