General Electric confirma que sólo se salvarán 22 de los 137 puestos de Ortuella

Concentración de protesta de los trabajadores de General Electric, ayer en Bilbao./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Concentración de protesta de los trabajadores de General Electric, ayer en Bilbao. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La firma norteamericana avanza que el plan de cerrar la fábrica va a seguir adelante «por razones económicas»

ENEKO PÉREZ

Los trabajadores de General Electric volvieron a salir ayer a la calle para mostrar su rechazo al plan de la multinacional de cerrar la fábrica de Ortuella. La concentración, celebrada a las 12 del mediodía, tuvo lugar en el exterior del Consejo de Relaciones Laborales en Bilbao, donde comenzó a esa misma hora la primera reunión del periodo de consultas entre el comité de empresa y la dirección. En ese encuentro, los abogados de la compañía norteamericana confirmaron que, salvo una inesperada sorpresa, 115 de los 137 empleados que hay actualmente van a perder sus puestos de trabajo. Sólo se salvarán 22.

La visita sirvió también para hacer acto de entrega de toda la documentación referente al ERE, que parece estar motivado «únicamente por causas económicas», ratificaron ayer fuentes cercanas al comité. En este extenso informe, además, se pueden encontrar todas las cuentas al detalle relativas a los últimos cinco ejercicios. «Nos toca estudiar todos estos datos, no sabemos si son todos correctos», admitió uno de los representantes de los trabajadores, quien avanzó que el siguiente encuentro tendrá lugar el lunes 23.

Ese mismo día arrancará en París el último capítulo del periodo de consultas a nivel europeo, sin visos de que vaya a haber novedades relevantes. Por lo pronto, la plantilla al completo de la factoría de la Zona Minera sigue adelante con la huelga indefinida, que arrancó hace ya ocho días. Una medida de presión que se acentuará con el calendario de movilizaciones que están diseñando y que darán a conocer esta misma semana. Otro de los objetivos es retomar las conversaciones con los partidos políticos, la Diputación y el Gobierno vasco para «apurar al máximo todas nuestras posibilidades de sacar algo positivo de este conflicto».

Fotos

Vídeos