Euskadi encabeza el paro de larga duración en España

Varias personas hacen cola en una oficina de Lanbide./BLANCA CASTILLO
Varias personas hacen cola en una oficina de Lanbide. / BLANCA CASTILLO

Casi el 63% de los desempleados vascos lleva más de un año en esa situación, mientras que en el conjunto de España son el 56%

Jesús L. Ortega
JESÚS L. ORTEGA

Después de varios trimestres al alza, entre marzo y junio de este año el País Vasco había conseguido dejar de ser la comunidad con el porcentaje más alto de parados de larga duración. Pero ese logro ha resultado ser muy efímero, ya que entre julio y septiembre ha vuelto a lo más alto de ese penoso ranking. Este es uno de los aspectos en los que ha vuelto a incidir el Informe Laboral Euskadi, elaborado por el equipo de investigación de la catedrática de Economía de la Universidad del País Vasco Sara de la Rica, en base a los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), y dado a conocer ayer.

La segunda mayor mejora de la UE

Pese a que España es el segundo país de la UE donde más ha caído el paro en los últimos doce meses, es a su vez el segundo Estado con el mayor desempleo: un 16,7% en septiembre, según los datos publicados ayer por Eurostat. Solo Grecia, con un 21% en julio (última información disponible), supera este nivel. Sin embargo, la reducción de la desocupación en España sigue a buen ritmo: 2,4 puntos porcentuales menos desde el 19,1% de septiembre de 2016, una caída que solo Chipre mejora por tres décimas y muy superior al punto de bajada en la Eurozona. El país ha reducido en 558.000 los parados, hasta los 3,79 millones de septiembre, lo que supone una tasa una décima inferior a la de agosto.

El estudio constata que mientras en Euskadi los parados que llevan más de un año buscando un empleo tan sólo han descendido en apenas un punto (un 0,9%) en el tercer trimestre de 2017 respecto a mismo periodo de 2016, en el conjunto de España se han reducido un 5,2%. En concreto, el porcentaje de este grupo de desempleados vascos sobre el total de parados se situó durante el verano en una media del 62,8%, frente al 63,7% de los mismos meses del año anterior. Sin embargo, en el total del país cayó desde el 61,2% al 56%, con lo que se aumenta aún más la diferencia que ya existía con la comunidad autónoma y se eleva ya a casi siete puntos porcentuales.

Mayores de 44 años, con escasa cualificación y que llevan entre tres y cuatro años en el desempleo Difícil regreso al mercado

A este respecto, Sara de la Rica explicó ayer que en el enquistamiento del paro de larga duración en Euskadi influye el hecho de que esta es una región muy envejecida y con una elevado número de desempleados mayores de 44 años, que se mantienen cerca del 36%. A ello se añade que en otras comunidades hay una mayor presencia del turismo y de actividades que requieren menos formación, lo que permite a los parados reintegrarse al mercado laboral sin gran necesidad de recualificarse. En este sentido, el mayor peso de la industria y un tejido productivo más avanzado en el País Vasco juega en contra de estos desempleados.

E.C.

Crece la tasa de inactividad

Además, según la catedrática, la menor tasa de paro de Euskadi, un 11,5%, hace más difícil la reducción de los que llevan más tiempo buscando empleo porque en su mayoría son estructurales, es decir, con muchas dificultades para engancharse a alguna actividad. Así, se podría decir que el perfil de estos parados de larga duración es el de personas mayores de 44 años, con escasa cualificación y que llevan entre tres y cuatro años en el desempleo.

Precisamente uno de los consuelos que apunta el informe -realizado también por el profesor de Economía de la UPV Luis Miller y la doctoranda Simona Demel-, es que el País Vasco sigue siendo una de las comunidades con menor tasa de paro. No obstante, su 11,5% registrada el trimestre pasado la sitúa por detrás de regiones como Baleares, Aragón y Navarra, cuando habitualmente sólo esta última llegaba a codearse con Euskadi en cuanto a las tasas más bajas de desempleo en España.

Sin embargo, el estudio también señala que en los últimos doce meses el País Vasco ha asistido a un aumento de la población adulta de unas 4.000 personas, pero el empleo prácticamente se ha mantenido estable, tanto en términos relativos como absolutos, mientras el paro ha experimentado un descenso de alrededor de un punto porcentual, que en términos absolutos alcanza las 15.000 personas. Todo ello viene a significar que dicha bajada del desempleo se ha debido en su gran parte a un aumento en la inactividad, «que sigue un ascenso preocupante». «Un trasvase que hace que Euskadi se sitúe entre las comunidades en las que la inactividad es ciertamente elevada», subraya el informe. De hecho, la tasa vasca de personas que ni trabajan ni buscan empleo fue de casi el 43,7% en el tercer trimestre, frente al 42,6% de un año antes, mientras en el conjunto de España también avanzó pero en menor medida, del 40,7% al 41,1%.

A este respecto, el estudio de la UPV apunta a tres razones: el envejecimiento de la población, el retraso en la entrada de los jóvenes al mercado laboral y la escasez de los mismos, tanto por el efecto demográfico como por la marcha de muchos de ellos a otras regiones más dinámicas en cuanto al empleo. E incide especialmente en el envejecimiento de la población vasca debido a la mayor longevidad, pero también a la menor tasa de natalidad, que se encuentra en 8,7 nacimientos por cada 1.000 habitantes. Así, se ha pasado, recuerda, de 36.000 nacimientos anuales en la década de los años 80 del siglo pasado a los 14.000 de la actualidad.

Temas

Paro

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos