Euskadi se consolida como la autonomía con los trabajadores más formados

Euskadi se consolida como la autonomía con los trabajadores más formados
REUTERS

El 56,6% de los ocupados vascos tiene estudios superiores, frente a una media en España del 42,5%

Luis López
LUIS LÓPEZ

Nótese que en el titular se habla de trabajadores ‘más formados’ y no ‘mejor formados’. El matiz es importante. Euskadi tiene, con diferencia, la proporción de ocupados con titulación superior más alta de España. Es decir, están ‘muy estudiados’. Pero, ¿están ‘bien’ estudiados? Esto es, ¿se adapta la formación recibida a los requerimientos del mercado laboral vasco? Sobre esto hay dudas.

Lo objetivo e inapelable es que en el País Vasco hay 512.200 trabajadores que están en posesión de un título superior (según la última EPA, del tercer trimestre), y esa es una cifra que no deja de crecer (hace sólo tres años era de 472.300). El repunte es lógico porque el mercado laboral se está recuperando y sube el empleo. Por eso, lo importante es la proporción que suponen sobre la fuerza laboral total. Y este indicador también sube: en 2014 era del 54,6%, y entre julio y septiembre había escalado hasta el 56,6%.

Se trata, con mucho, del porcentaje más alto de España, donde la tendencia también es al alza, pero con menos vigor. En el conjunto del país la proporción de trabajadores con estudios superiores sobre el total de ocupados es del 42,5%, con un leve crecimiento desde el 41,9% de hace tres años. Así que la diferencia entre Euskadi y España se está incrementando. Eso sí, siempre ha estado ahí, porque el País Vasco, donde el peso de la industria es mucho mayor, también requiere mano de obra más cualificada.

¿Qué está pasando? Hay que tener en cuenta que estamos saliendo de una crisis que se ha prolongado durante casi una década y ha habido muchos jóvenes que, rechazados por el mercado laboral durante todo este tiempo, han dedicado muchos años a estudiar. Ahora llega el momento en que se abren las puertas del empleo y hay que dar salida a todo ese talento. ¿Hay lugar para él? No siempre. Porque muchos siguen estando en paro. De hecho, el 37% de los desempleados vascos tienen una titulación superior, y ese también es el porcentaje más alto de España, muy lejos de la media estatal del 23,5%.

512.200 ocupados vascos tenían una titulación superior en Euskadi en el tercer trimestre, frente a los 472.300 de hace sólo tres años

En todo caso, aunque es cierto que en Euskadi hay muchos universitarios en el paro, hay muchos más trabajando y su protagonismo en el mercado laboral es creciente. Nadie duda de que a más formación, más posibilidades de encontrar trabajo.

El problema es que existe cierta sobrecualificación. Es decir, hay mucho universitario poniendo copas o repartiendo pizzas. Así que es en este punto en el que se plantea la cuestión: ¿están los trabajadores vascos, sobre todo las nuevas hornadas, bien formados, entendido esto como tener una cualificación adecuada a lo que realmente necesita el tejido productivo vasco?

Falta de sintonía

La empresa Matrici, por su parte, tiene que formar a sus propios trabajadores ante la ausencia de estudios reglados. Es decir, que en un país donde aún hay más de 120.000 personas en paro y que tiene el mercado laboral supuestamente mejor formado, esta compañía no encuentra mano de obra adecuada.

Se trata de una situación dramática el hecho de que un país que invierte tanto en la educación de sus jóvenes luego no sea capaz de ofrecerles una salida laboral. Pero, sobre todo, es frustrante para unos jóvenes que invierten años y esfuerzos en adquirir una formación que luego no es apreciada.

En ocasiones la formación de los trabajadores tiene poco que ver con lo que buscan las empresas

En este sentido, patronal y sindicatos llevan años alejados. Los empresarios sí se duelen desde hace mucho de que no existe sintonía entre lo que requiere el mercado laboral y la formación que ofrecen los centros educativos vascos. En este sentido, hay pistas que revelan algún problema. Por ejemplo, que sean los servicios los que tiran del empleo al mismo tiempo que entran en el mundo del trabajo miles de titulados superiores. Hay que tener en cuenta que en Euskadi siete de cada diez empleos los ofrece el sector terciario; y si eso se pone en relación con que el 56% de los ocupados tienen una titulación superior, se intuye que hay muchos ocupados en dedicaciones para las que no les habría hecho falta estudiar tantos años.

Sin embargo, los sindicatos no creen que el fondo del problema sea la falta de sintonía entre lo que quieren las empresas y lo que ofrecen las universidades y los centros de formación profesional, sino la escasísima calidad del empleo que se está creando. Es decir, los trabajos son malos, y no requieren de gran formación. Además, apuntan hacia el parón en la contratación pública (porque la Administración es la vía de salida natural para muchos profesionales de sectores como la educación o la salud) como causa para que una buena cantidad de personal cualificado tenga que buscarse la vida donde puede.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos