Euskadi, la comunidad donde más cae la pensión de los nuevos jubilados

Los pensionistas vascos siguen siendo los que perciben una mensualidad más alta. / IÑIGO DOMÍNGUEZ

En julio se redujo un 3% al situarse en 1.614,9 euros, la cifra más baja en ese mes desde 2013

ALEXIS ALGABA

Aunque haya meses en los que la estadística da tregua y permite soñar con unas nuevas pensiones medias en cifras que se quieren acercar a los máximos registrados en 2015, la tozuda realidad bañada por la reforma de la Seguridad Social de 2011 nos ofrece muestras del nivel en el que se pueden asentar las nuevas asignaciones para los recién jubilados. Los últimos datos sobre los nuevos retirados en Euskadi y su pensión media suponen un auténtico pinchazo para los que han podido llegar a imaginar que la mensualidad que pueden percibir se iba a asentar por encima de los 1.700 euros -cota máxima superada en septiembre de 2015-. Nada más lejos de la realidad. El pasado julio, los 1.541 nuevos jubilados en el País Vasco percibieron una pensión media de 1.614,92 euros, a una distancia cercana a los 50 euros si la equiparamos con el mismo mes del ejercicio precedente.

La comparativa resulta sangrante, ya que partiendo de los 1.663,04 euros que percibieron los recién jubilados en Euskadi en julio de 2016, la reducción en esa cuantía ronda el 3%, lo que supone el mayor descenso interanual desde septiembre del pasado ejercicio. De hecho, la mensualidad de 1.614,9 euros supone el peor mes de julio desde 2013. Casualmente, a partir de ese año comenzaron a tener su afección en el sistema las modificaciones de la ley 27/2011 con el objetivo de sostener el sistema de la Seguridad Social.

Pero lo que puede preocupar más a los potenciales próximos jubilados vascos es que en julio la tendencia a la baja resultó más severa en las pensiones más cuantiosas que, tradicionalmente, el sistema abona a los extrabajadores del País Vasco y Navarra. Euskadi, con ese descenso del 3%, es la comunidad en la que más baja la mensualidad de los nuevos jubilados, aunque les sigue de cerca Navarra, con una caída del 2,87%.

Esa bajada de la comunidad vecina ha provocado que Cantabria, que se ha apuntado el mayor repunte (4,8%) haya sobrepasado la pensión media navarra, situándose en segundo lugar tras Euskadi con 1.474,09 euros de media. La nómina estatal apenas se ha reducido en un 0,3% (4 euros) para quedarse en los 1.324,27 euros.

Una grieta en Bizkaia

Por territorios, es Bizkaia donde la grieta se ha abierto de forma más evidente, al percibir los nuevos jubilados 1.623,62 euros mensuales, 66 menos que hace un año. La caída en Álava ha sido de 50 euros, hasta quedarse en los 1.642,5, mientras que Gipuzkoa ha visto descender su pensión en 20 euros, hasta los 1.590.

La situación de descenso, como hemos comprobado, no es aún generalizada en todas las comunidades autónomas, pero la evolución del conjunto del sistema no deja lugar a dudas sobre lo que va a suceder en el futuro, y que previsiblemente se agravará a partir de 2019, cuando entre en vigor el último cambio previsto, que incorporará al cálculo de la pensión la evolución de la esperanza de vida de los últimos cincos años.

En cuestión de pensiones, las reformas del sistema tardan toda una generación en dar plenamente sus frutos, ya que no solo la introducción de los cambios es paulatina -los actuales finalizan en 2027- sino que demoran su extensión a todos los beneficiarios del sistema al aplicarse solo a los nuevos pensionistas. Ello explica que, pese a los duros ajustes aplicados, el gasto vasco en pensiones siga creciendo a un ritmo del 3,3%, como indican los datos de la nómina del mes de septiembre, en la que se abonaron 545.580 prestaciones contributivas.

Fotos

Vídeos