Euskadi, a la cola en la venta de coches nuevos en España

Un vendedor explica las características de un coche a un cliente en un concesionario vasco./IGNACIO PÉREZ
Un vendedor explica las características de un coche a un cliente en un concesionario vasco. / IGNACIO PÉREZ

Las matriculaciones aumentaron en 2017 en el conjunto del Estado un 7,7% y en el País Vasco sólo crecieron un 2,8%

Jesús L. Ortega
JESÚS L. ORTEGA

En un 2017 en el que la venta de coches nuevos en España cerró al alza por quinto año consecutivo y registró su mejor cifra de los últimos diez años, el mercado automovilístico vasco no acabó de carburar con la misma fuerza que lo hizo el del conjunto del país. Así, mientras a nivel nacional las matriculaciones aumentaron un 7,7% y totalizaron 1.234.931, en la comunidad autónoma vasca sólo se incrementaron en un 2,8% para llegar a sumar 39.622. De esta forma se culminaba la tendencia que ya se venía observando a lo largo de todo el ejercicio pasado. Y es que mes a mes Euskadi se situaba a la cola de la evolución de la venta de turismos y todoterrenos en España. Al final del año ha sido la tercera comunidad con peores datos. Sólo Aragón, donde las matriculaciones cayeron un 0,2%, y Castilla-La Mancha, en la que subieron un 1,5%, han quedado por detrás.

Una circunstancia que, además, se repite por tercer año consecutivo, ya que en 2015 el País Vasco también fue tercera por la cola (delante de Galicia y La Rioja) y en 2016, segunda (sólo Navarra tuvo una peor evolución). Esto ha hecho que la brecha entre la evolución del mercado automovilístico nacional y el vasco desde los mínimos que ambos marcaron en 2012 haya ido en aumento. Mientras el primero ha ganado en estos cinco últimos años un 76,5%, el de Euskadi lo ha hecho un 54,7%.

Los motivos de esta diferencia no acaban de estar del todo claros, si bien algunos profesionales del sector apuntan a razones que van desde que el parque móvil vasco es algo más joven que el del resto de España, por lo que se habría renovado menos en estos años, hasta que las matriculaciones para las empresas de alquiler de coches se llevan a cabo en comunidades más turísticas y, por tanto, con mucha mayor demanda de estos vehículos.

1.649.320 es el récord de matriculaciones de automóviles en España. Se consiguió en el año 2005. En Euskadi, la marca está en 59.649 vehículos vendidos, cifra que se alcanzó en 2004

Sea como fuere, lo que revelan los datos dados a conocer ayer por las patronales de fabricantes (Anfac), de concesionarios (Faconauto) y de vendedores (Ganvam), es que fue Gipuzkoa la que lastró el año pasado la cifra global del País Vasco, ya que sólo aumentó sus ventas en un 0,6%. Bizkaia, con un incremento del 2,58%, estuvo en la misma línea que el conjunto de la comunidad autónoma, y Álava, con una subida del 7,5%, se comportó prácticamente igual que la media nacional. Más en detalle, cabe resaltar el dato -preocupante- que tanto en Bizkaia como en Gipuzkoa se vendieron en 2017 menos coches a particulares que en 2016. En concreto, cayeron un 1,2 y un 1,3%, respectivamente. Por contra, en Álava aumentaron un 7,1%.

La automoción superó el año pasado los registros de toda la época de crisis a pesar de no contar con planes de subvenciones

Algunas sombras

En cuanto al mercado español en su conjunto, el balance del año, con ser «un buen ejercicio» según las patronales, presenta algunas sombras. De hecho, los casi 1.235.000 vehículos vendidos aún quedan un 23,5 % por debajo de los cerca de 1.615.000 matriculados en 2007, el último año antes de que se desatara la crisis económica. En el caso de Euskadi, todavía se está a un 31% de los 57.439 comercializados en aquel entonces. Además, el ritmo de aumento anual de las matriculaciones se está ralentizando, ya que el incremento del 7,7% del año pasado es el menor de los últimos cuatro ejercicios. En 2014 se creció un 18,4%; en 2015, un 21%; y en 2016, un 11%.

Y aunque en líneas generales se han cumplido la previsiones realizadas por fabricantes y vendedores al inicio del ejercicio, la falta de programas de ayuda a la compra de vehículos se ha visto reflejada en que las matriculaciones del canal de particulares sólo subieron un 4,4% (hasta las 639.451 unidades) respecto al año anterior. Bastante lejos del 12,8% (370.442) registradas en las ventas a empresas o el 9,2% (225.058) destinadas al sector de las compañías de alquiler de automóviles.

A este respecto, durante 2017 las patronales reiteraron en numerosas ocasiones la necesidad de volver a contar con ayudas a la compra de vehículos eficientes que permitiesen la renovación del anticuado parque automovilístico español. La respuesta del Gobierno llegó el pasado noviembre, cuando aprobó el Plan Movalt para vehículos híbridos y eléctricos, y que dejaba fuera a los tradicionales de gasolina y diesel. Los fondos con los que contaba el plan, de 20 millones de euros, se agotaron en poco más de 24 horas.

En cualquier caso, el año pasado fue el del avance de la gasolina frente al diesel. Aunque éstos últimos aún supusieron el 48,3% del total, los vehículos impulsados por el primero de los carburantes llegaron hasta el 46,6%. Los híbridos y eléctricos se quedaron en el 5,1%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos