Los trabajadores de CEL creen que «si el grupo no fuera viable, no habrían mostrado interés tantos inversores»

Imagen de la protesta de este viernes frente a la Diputación./Fernando Gómez
Imagen de la protesta de este viernes frente a la Diputación. / Fernando Gómez

La plantilla se ha concentrado este viernes ante el Palacio foral de la Diputación de Bizkaia

EUROPA PRESSBilbao

El presidente del comité del grupo CEL, Asier Prado, ha afirmado este viernes que «si el grupo no fuera viable, no hubieran salido tantos inversores interesados en comprarnos». «Y si vienen a vernos, es porque algo bueno verán en el grupo», ha indicado el portavoz sindical durante la nueva concentración que la plantilla ha llevado a cabo ante el Palacio foral de la Diputación de Bizkaia.

Prado ha calificado de «a todas luces desproporcionado» el ERE de extinción que finalmente este jueves fue admitido a trámite por la jueza que lleva el caso, donde se contempla el despido de más de 200 de los 254 trabajadores fijos.

Para el representante sindical, el mejor botón de muestra de la viabilidad del grupo es que «están sobre la mesa las visitas de cuatro inversores interesados en hacerse con las plantas».

Tres de ellos -el grupo chileno Triple I, que ya ha pasado por la comarca esta semana, más el grupo portugués y un tercer inversor no conocido- han vuelto por segunda vez para abrir las negociaciones, tal y como les comunicó al comité en la tarde de este pasado jueves el administrador concursal.

A la institución foral han vuelto a reclamar «implicación» en la búsqueda de soluciones. «Queremos que se posicione en contra de este ERE y que las reuniones con los posibles inversores sean más que buenas palabras. Le reclamamos que se trabaje en la línea de buscar salidas y se nos ayude en ese sentido, pero hasta que no haya nada firmado, que no lo hay, estamos en la calle», ha lamentado.

Respecto a la reunión que el diputado general, Unai Rementeria, ha solicitado con los alcaldes de la zona de Encartaciones para reactivar la comarca, Prado considera que esta reacción foral «llega tarde» porque la situación de la comarca «es desoladora pero no de ahora, está devastada y esperemos que se puede volver a reindustrializar porque, si no, la gente que vivimos allí no sabemos dónde vamos a tener que irnos», ha remarcado el portavoz sindical.

Además de las dos visitas que tendrán lugar la semana próxima, hay confirmada otra más de un posible inversor, también del que se desconocen más detalles, que visitaría las plantas a la semana siguiente.

Posturas «muy distanciadas»

Mientras tanto, los trabajadores mantienen las movilizaciones de la semana que viene, que culminarán con la manifestación del domingo que unirá Zalla y Gueñes. «No vamos a parar porque fuerza tenemos de sobra, pero hasta que se llegue a un acuerdo con alguien, y las plantas se vuelvan a reabrir, estamos en la calle», ha reiterado.

Finalmente, respecto a la ausencia de los dos delegados que LAB y UGT tienen en el comité, donde ELA cuenta con 10 de los 12 representantes, de la reunión con Triple I, Prado ha indicado que el inversor chileno «nos transmitió que como eran unas primeras tomas de contacto, y no una negociación al uso, no querían una reunión con 30 personas. Por eso solo fuimos el presidente y otros dos o tres del sindicato mayoritario, pero no hubo más problema».

Pese al interés mostrado por el grupo chileno, el portavoz sindical ha indicado que las posturas están «muy distanciadas» respecto a su propuesta inicial, que no contempla despidos pero sí una «considerable» rebaja salarial y pérdida de derechos recogidos en su convenio.

Fotos

Vídeos