Talleres Gometegui, de Llodio, entra en concurso de acreedores

Imagen exterior de los talleres./E. C.
Imagen exterior de los talleres. / E. C.

La empresa de Llodio ha sufrido drásticas caídas de pedidos de clientes y problemas de financiación con el Banco Popular

ANA BARANDIARAN y MARTA PECIÑA

La industria vasca sigue acumulando malas noticias y es que los problemas de unas empresas afectan a otras de su cadena de suministros. Esta es una de las causas que han motivado la entrada en concurso de acreedores de la alavesa Talleres Gometegui, con sede en Llodio y 84 trabajadores en plantilla, casi todos fijos. Especializada en la fabricación de bienes de equipo de gran tamaño, en las cuentas del año pasado sus responsables explican que acusaron el descenso de pedidos por «la reducida actividad» de dos de sus principales clientes, ambos propiedad de Alstom en el pasado: la fábrica de motores para minería Ring Motors de ABB en Trapagaran y la de General Electric de motores para centrales eléctricas en Ortuella, que se encuentra en proceso de cierre.

En concreto, Talleres Gometegui registró en 2016 un descenso en su cifra de negocio del 43% hasta los 7,9 millones. Pero como suele ser habitual en estos casos su caída se ha precipitado por los problemas de caja. Según se relata en la memoria del año pasado, en 2014 tuvo que hacer una reestructuración financiera tras el vencimiento de un ‘swap’. Consecuencia de ello heredó «una desproporcionada dependencia del Banco Popular», entidad que quebró en junio pasado. Los responsables de la firma llodiana achacan al banco «una lentitud creciente en la aprobación de financiaciones solicitadas», lo que les llevó a retrasar pagos e incluso a rechazar un pedido de un millón de euros de Andritz Hydro.

Todo ello ocasionó unas pérdidas de casi 673.000 euros. La empresa se declaró en preconcurso de acreedores el 1 de junio, lo que otorga al deudor una tregua de tres meses para negociar con los acreedores un acuerdo, a lo que se suma una prórroga de otro mes más. Sin embargo, la compañía alavesa, propiedad de Sarriena Group, no agotó ese plazo y a finales de julio presentó la solicitud de concurso voluntario en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Vitoria. El pasivo de la firma llodiana ronda los 18 millones de euros, una cifra que incluye más de 13 millones de deuda con la banca, según datos al cierre de 2016. El concurso es de continuidad, con lo que hay voluntad de llegar a un convenio con los acreedores que permita la supervivencia de una empresa con 40 años de historia.

La plantilla, por su parte, confía en que antes de marzo de 2018 -cuando está previsto terminar con los pedidos que tienen en la actualidad-, se haya reconducido la situación. De momento tienen pendiente de pago la nómina de junio y la extra de julio, que esperan percibir a través del Fondo de Garantía Salarial. La de agosto se hará efectiva en los próximos días. Los trabajadores no han planteado movilizaciones a la espera de conocer la evolución del concurso.

Partícipe en grandes obras

Gometegui atraviesa dificultades desde hace tres años cuando se planteó la primera reducción salarial y el traslado de parte de su fuerza laboral a Polonia. En este periodo, la empresa ha realizado despidos, expedientes de regulación de empleo y recortes salariales, y la plantilla se ha reducido de 126 a los 84 empleados actuales.

Pese a las dificultades que ha atravesado, la empresa ha estado inmersa en grandes proyectos en el pasado reciente. Entre ellos destaca que por encargo de Alstom fabricó los rotores para la presa china de las Tres Gargantas, una de las mayores obras de la ingeniería mundial de los últimos tiempos, y también participó junto a Hilfa y la dirección de Idom en la cúpula del telescopio solar más grande del mundo, instalado en Hawai.

Fotos

Vídeos