Siemens Gamesa anuncia un recorte de 6.000 empleos en sus plantas de todo el mundo

Siemens-Gamesa ha anunciado un gran recorte de plantilla ante los malos resultados./Reuters
Siemens-Gamesa ha anunciado un gran recorte de plantilla ante los malos resultados. / Reuters

El fabricante de aerogeneradores ha perdido 135 millones en su primer semestre tras la fusión

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Siemens Gamesa ya ha puesto sobre la mesa las principales magnitudes de su proceso de 'adelgazamiento', fruto de la fusión que la multinacional alemana y la empresa vasca de energía eólica protagonizaron el pasado mes de marzo tras más de un año de negociaciones. En torno a 6.000 de los 27.000 trabajadores que componen la plantilla de la compañía, que tiene su cuartel general en la localidad vizcaína de Zamudio, perderán su empleo en un periodo de tres años. Aunque la firma no ha hecho público todavía el reparto geográfico de ese drástico recorte de plantilla -afectará a un total de 24 países-, todo apunta a que Dinamarca y Alemania pueden concentrar al menos un tercio de ese ajuste. En España, apuntan fuentes cercanas a la compañía, el impacto será limitado y en el caso del País Vasco -al margen de la sede corporativa, la actividad industrial de la empresa es muy pequeña- puede ser incluso marginal.

La empresa anunció este lunes este ajuste en el transcurso de la presentación de resultados del último trimestre, lo que permite también conocer las cifras consolidadas desde el momento de la fusión, a principios del pasado abril. Comparado este periodo de seis meses con la simulación de lo que ocurrió en 2016 en ambas compañías, hay que concluir que dos más dos no siempre son cuatro, sino a veces tres. Las ventas para ese periodo se han situado en 5.022 millones de euros, lo que supone un descenso del 12% en comparación con los ingresos consolidados del pasado año. Esa reducción de ingresos ha tenido un importante impacto en el resultado final de la firma, que ha finalizado este primer semestre de vida con unas pérdidas netas de 135 millones de euros.

Las claves

Resultados.
La nueva compañía ha contabilizado unas pérdidas de 135 millones desde su creación en abril
El termómetro bursátil.
Sus acciones habían perdido el 47% del valor#en Bolsa desde que se materializó la fusión

En ese resultado negativo también han influido dos factores. De un lado los 252 millones de gastos extraordinarios en los que ha incurrido la empresa como consecuencia del proceso de fusión, junto a otros 88 millones de lo que se denomina 'ajuste de inventario'. Dicho en otros términos, la sociedad ha decidido aflorar pérdidas latentes que existían en su stock de productos ya terminados, como consecuencia de la depreciación de su valor.

El mercado bursátil ya había trasladado indicios más que evidentes de que la empresa necesitaba revelar cuanto antes su proyecto estratégico y, sobre todo, las consecuencias reales de la integración de dos empresas con muchas duplicidades. Las acciones de Siemens Gamesa habían perdido el 47% de su valor hasta el lunes desde los más de 22 euros por título que alcanzaron en el arranque de la fusión.

Siemens Gamesa anunció el lunes su disposición a iniciar de una forma inmediata la negociación con los representantes sindicales, de cara a pactar las condiciones en las que se producirá la salida de esos 6.000 trabajadores. Una parte, en torno a 700, ya conocían desde el pasado mes de julio que su puesto desaparecería, tras el anuncio del cierre de una planta de producción en Canadá.

Reducir capacidad

Fuentes cercanas a la multinacional han asegurado a EL CORREO que el propósito es reducir la capacidad de producción en aquellas instalaciones «menos competitivas». El objetivo, añaden, es mantener el liderazgo mundial en el sector de la generación eólica con unos ratios similares a los que en estos momentos tiene su principal competidor, la firma danesa Vestas. En ese contexto, todo apunta a que la mayor sangría se producirá en los países con mayores costes de mano de obra y, también, allí donde se hayan detectado más duplicidades. En esa línea apuntan a Dinamarca -donde Siemens tenía una importante capacidad de producción de aerogeneradores terrestres-, así como a Alemania, donde Gamesa disponía de una factoría de producción de equipos 'offshore', fruto de la adquisición de la filial Adwen. Por contra, la firma ya ha anunciado su deseo de potenciar la producción en África y Asia, porque es donde están en estos momentos los principales mercados de demanda de energía eólica.

Pese a todo, la empresa minimizó este lunes la incidencia del parón del mercado indio -donde se juega casi un tercio de sus ingresos- y destacó que en el curso de los últimos meses se ha registrado un aumento notable de los pedidos.

Fotos

Vídeos