La plantilla de CEL acusa al administrador concursal de chantajearles

Trabajadores de CEL, acampados delante del palacio foral. /JORDI ALEMANY
Trabajadores de CEL, acampados delante del palacio foral. / JORDI ALEMANY

Los trabajadores del grupo papelero, que permanecen acampados, frente al Palacio Foral en Bilbao, critican a la Diputación y Gobierno vasco de «absoluta inacción» tras el ERE

ELCORREO.COM

El presidente del comité de empresa de Ecofibras y portavoz sindical del grupo CEL, Asier Prado, ha acusado este lunes de «chantaje» al administrador concursal, y a la Diputación de Bizkaia de «absoluta inacción» ante la situación que atraviesa la empresa, en concurso de acreedores y un ERE de extinción planteado para 211 de sus 254 puestos de trabajo y cuyo plazo concluye el 24 de octubre.

La plantilla, que ha iniciado este lunes una acampada de 24 horas frente al palacio foral, ha afirmado, en un escrito que han repartido a los viandantes, que «lejos de encontrarnos en un escenario mejor, vemos que la situación, que ya era grave, se agrava aún más con el peligro de que el administrador declare el grupo en liquidación y haga efectivo el ERE». En unas declaraciones previas al inicio del plante, Prado ha denunciado que el pliego de condiciones que va a presentar el administrador el próximo 24 de octubre ante el Juzgado de lo Mercantil, les parece «un auténtico chantaje que busca destrozar y reventar las condiciones laborales y los empleos porque supone imponer una fecha límite a los inversores para que planteen sus ofertas para adquirir el grupo».

«Le pedimos que no excluya ningún inversor y que retire el ERE de extinción porque nos pone a los pies de los caballos, pero sigue adelante y nos pone entre la espada y la pared porque no da tiempo a negociar» en ese plazo que resta para el cierre del ERE. Prado ha acusado, asimismo, a la Diputación de tan siquiera presentarse como «un garante de la totalidad de los puestos de trabajo», mientras el Gobierno vasco da «la callada por respuesta y no sabemos nada de ellos después de haber sido parte del accionariado, cuando le pedimos que al menos se manifieste y plantee la búsqueda de algún tipo de solución».

Para el portavoz sindical, «todo es un despropósito y nos parece que tanto el administrador como las instituciones van de la mano y les da igual lo que pase». «Nos están haciendo un chantaje para que aceptemos un destrozo en las condiciones laborales y los empleos y por ahí no vamos a pasar porque buscan reventar las condiciones laborales. Sabemos que se nos acaba el tiempo y el administrador lo que nos ha puesto hecho es ponernos fecha de caducidad», ha denunciado.

«Nadie hace nada»

Asier Prado ha recordado que aquí «se va al hoyo el único grupo grande que queda en Encartaciones y nadie hace nada. Si hay una fecha límite, como ha planteado el administrador, «te están empujando a que admitas determinadas condiciones y así no se hacen las cosas».

El responsable sindical ha desvelado que mantienen los contactos con los tres grupos que se espera presenten una oferta por la adquisición de CEL, los grupos chileno, catalán e italiano. «Nosotros seguimos hablando, pero esto va lento porque es un tema complejo y lo suficientemente grave como para no precipitar las cosas».

Prado se ha mostrado confiado en que los tres lleguen a tiempo de presentar sus ofertas el día 24 de este mes pero ha matizado que «para hacerse con un grupo como el nuestro, hace falta tiempo y estudiar muchas cosas». «El administrador, poniendo esa fecha límite, lo que está haciendo es apretar todo y que todo se haga de la peor manera posible para empujarte al abismo», ha remarcado.

Más reacciones sindicales

Por otro lado, el comunicado hecho público por el sindicato ELA, mayoritario en el comité, afirma que la actual situación es «inadmisible» porque, desde el inicio del anuncio, varios grupos inversores han mostrado «su interés» en el grupo CEL. El sindicato considera que «hay que profundizar en estas posibilidades, siempre teniendo en cuenta la defensa de la totalidad de la plantilla y sus condiciones de trabajo».

ELA acusa de «absoluta inacción» a Gobierno vasco y Diputación de Bizkaia pese a que el futuro del grupo papelero y su plantilla «están en peligro», por eso les exige que «no jueguen con los puestos de trabajo y las condiciones laborales». Finalmente, el comunicado sindical acusa al administrador concursal de ejercer con sus decisiones una «presión» sobre los trabajadores y le vuelve a exigir que retire el ERE de extinción, algo a lo que el administrador se ha negado en repetidas ocasiones por considerarlo «contraproducente» para la conclusión del proceso concursal.

Fotos

Vídeos