Gas Natural vende el 20% de su red en España a la financiera Allianz y el fondo de pensiones de Canadá

Isidro Fainé, presidente de Gas Natural. / Josep Lago (Afp)

Ambas firmas pagarán 1.500 millones «en efectivo» para ser socios del operador energético en un negocio que se viene revalorizando en el mercado

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Gas Natural Fenosa ha firmado ya el acuerdo para la venta de una participación del 20% en la sociedad que gestiona sus activos de distribución en España, según informó este jueves la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los destinatarios son sendas gestoras internacionales de fondos, que abonarán en total 1.500 millones de euros “en efectivo” para depositar parte de su capital en lo que ambas consideran “un activo de alto nivel” en el sector de las infraestructuras, que les aportará “una generación de caja estable a largo plazo”.

Con ese precio se estaría valorando en 13.935 millones el total de su red nacional de distribución gasista, lo que supone 15,7 veces su último resultado bruto operativo (ebitda), cuantificado en 889 millones. El restante 80% de la sociedad seguirá en manos de la compañía de origen catalán. Asimismo, la nueva inyección de capital permitirá a la empresa entrar en un acuerdo de financiación intragrupo “a largo plazo” de hasta 6.000 millones, además de generar unas reservas positivas en su patrimonio neto por “aproximadamente” 1.040 millones.

Los compradores son el organismo CPPIB, que invierte los excedentes del fondo público de pensiones de Canadá (con 20 millones de contribuyentes y beneficiarios), y Allianz Capital Partners, el gestor de las inversiones «alternativas» de la multinacional alemana de servicios financieras, cuya cartera asciende a 19.000 millones. Una vez obtenidos los permisos correspondientes de las autoridades nacionales y de la competencia se espera que la transacción pueda cerrarse en enero de 2018.

La compañía, entusiasmada

Rafael Villaseca, consejero delegado de Gas Natural, se mostró «entusiasmado» con una operación que llega pocas fechas de conocerse sus últimos resultados semestrales, en los que redujo su beneficio neto hasta junio un 14,7%, al quedarse en 550 millones tras las pérdidas ocasionadas por la liquidación de su filial colombiana Electricaribe.

El motivo, dijo, es que esa asociación «a largo plazo» permitirá a la compañía energética «invertir en una mayor expansión de la red de gas, manteniendo la alta eficiencia y la calidad». Ahora tiene 5,3 millones de puntos de conexión y abastece a más de 1.100 municipios.

No es el primer operador que en los últimos meses trata de hacer caja con parte de sus negocios en este sector aprovechando su revalorización en el mercado. Así, en marzo la compañía portuguesa EDP vendió Naturgas, su filial de distribución de gas en España, a un consorcio formado por la banca de inversiones Morgan, el fondo soberano de Abu Dhabi Investment Council y la aseguradora Swiss Life por 2.591 millones.

Asimismo, en mayo los fondos de pensiones USS y ATP lograron un acuerdo para elevar su participación en Redexis Gas y controlan ya el 49,9%.

Fotos

Vídeos