La revalorización salarial en las grandes empresas se sitúa por debajo de la media

Clientes en una tienda de ropa de un centro comercial/Mireya López
Clientes en una tienda de ropa de un centro comercial / Mireya López

En noviembre la mejora de la retribución fue del 1,1%, frente al 1,4% de media en los convenios, a pesar de que las ventas se aceleraron un 4,2%

David Valera
DAVID VALERAMadrid

La moderación salarial sigue muy presente en las grandes empresas a pesar de que los datos de facturación se aceleran. Así, estas compañías -aquellas con una facturación superior a los seis millones de euros- subieron el sueldo a sus trabajadores en noviembre por debajo de la media. En concreto, las remuneraciones de los empleados de estas importantes empresas repuntaron un 1,1% ese mes, mientras que el alza salarial pactada en convenio se situó en el 1,4%, tres décimas por encima. Y eso que el dato de noviembre para los trabajadores de las grandes sociedades fue especialmente positivo al ser casi el doble que el registrado en octubre (0,6%) y el mayor avance desde julio de 2016, según el informe Ventas, Empleos y Salarios de las grandes empresas publicado este lunes por la Agencia Tributaria.

Una contención en los salarios que se aprecia todavía mejor al comprobar que la revalorización media acumulada en los primeros once meses en estas compañías apenas alcanzó el 0,3%. Un alza muy modesta y que implica una pérdida de poder adquisitivo bastante importante para estos trabajadores (5,2 millones de personas) a falta de conocer el dato de evolución de los salarios en diciembre. Y es que la inflación media anual el pasado ejercicio fue del 2%. Además, en un contexto en el que los sindicatos reclaman devolver capacidad de compra a los empleados tras años de crisis y en el que el propio Gobierno lanza mensajes animando a la mejora salarial -siempre que no ponga en riesgo la recuperación- la subida registrada en las grandes empresas en los once primeros meses es incluso una décima inferior al 0,4% de 2016.

En cualquier caso, el informe también refleja que el comportamiento de los salarios ha variado a lo largo del año. Así, en el primer trimestre del ejercicio los sueldos sólo avanzaron un 0,1% -la inflación en ese principio de curso se disparó hasta el 3% por el encarecimiento de los productos energéticos-. En el segundo y tercer trimestre las retribuciones crecieron un 0,2% y el gran impulso se produjo en la parte final del ejercicio. De hecho, la revalorización media en octubre y noviembre se situó en el 0,9%.

En concreto, la remuneración media en las grandes empresas en noviembre se fijó en los 1.987 euros brutos al mes. Una vez más los salarios más bajos se concentraron en el comercio y la hostelería con 1.700 euros brutos. Por su parte, la retribución media en la construcción se situó en los 2.118 euros y en la industria en los 2.487 euros. Los salarios más elevados volvieron a estar en el sector de la energía con 4.628 euros brutos.

Mejora de la contratación

La resistencia de las grandes empresas a mejorar la retribución de sus trabajadores contrasta, por ejemplo, con el buen ritmo de la facturación, que en los once primeros meses de 2017 creció un 4,1%. Una cifra que supone una significativa mejora respecto al 2,5% de 2016. De hecho, las grandes empresas vivieron un buen noviembre de ventas. En ese mes aceleraron su facturación un 4,2%, cuatro décimas que octubre gracias al inicio de la campaña de Navidad.

En concreto, la facturación de estas compañías en noviembre alcanzó los 84.197 millones de euros con datos corregidos de calendario y deflactados. La mayor parte de esas operaciones (un 76%) se realizaron en el interior (demanda nacional) frente al resto en el exterior. Más de la mitad de las exportaciones se concentraron en la UE, como es habitual. Estos datos van en la línea del buen comportamiento del sector exterior (que tendrá una aportación positiva al PIB de 2017). Precisamente, las grandes empresas son las que lideran las exportaciones, ya que su tamaño facilita esta tarea.

Asimismo, el aumento de la facturación sí que se trasladó a la creación de empleo. Así, hasta noviembre la plantilla de trabajadores en estas compañías de mayor tamaño se situó en los 5.278.854 personas. Eso supone un incremento del 4% respecto al mes anterior. Sin embargo, el ritmo de creación de nuevos empleos se ralentizó tres décimas respecto a octubre. En el acumulado de los once primeros meses la contratación se elevó un 4%, frente al 3,4% de 2016.

Si se analiza por sectores, el mayor crecimiento del empleo hasta noviembre en las grandes empresas se encontró en los servicios con un repunte del 4,4%. Dentro de este segmento, la contratación de servicios a empresas repuntó un 5,9% y en el comercio y la hostelería avanzó un 4,5% impulsados por el año récord en la llegada de turistas. La construcción también creció un 2,8% y la industria un 3%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos