Euskaltel obtiene los primeros frutos de su expansión en Navarra

Alberto García Erauzkin, presidente de Euskaltel/
Alberto García Erauzkin, presidente de Euskaltel

La operadora cerró el primer trimestre con un beneficio de 14,6 millones de euros

Manu Alvarez
MANU ALVAREZ

Aunque aún modestos, la operadora vasca Euskaltel ha comenzado ya a recoger los primeros frutos de su expansión en Navarra, comunidad autónoma en la que tiene despositadas muchas de las esperanzas de crecimiento, tras haber absorbido R en Galicia y Telecable en Asturias. La compañía, que ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio de 14,6 millones de euros y unos ingresos totales de 176,6 millones, ha hecho ya oficial la integración de sus primeros 152 clientes en Navarra, donde acaba de iniciar su expansión comercial.

Euskaltel alcanzó un acuerdo con Orange para compartir las redes en Navarra, con el objetivo de minimizar las inversiones y poder acometer una expansión comercial más acelerada que la que exigiría un despliegue total de infraestructuras propias. Con esta iniciativa, la empresa vasca quiere buscar su propia alternativa de crecimiento, en un mercado extraordinariamente competitivo y en el que los operadores tratan de captar cuota mediante una oferta más atractiva de productos audiovisuales.

En ese contexto de máxima competencia y a lo largo del primer trimestre de este año, Euskaltel ha tenido un comportamiento dispar en sus diferentes líneas de negocio. Así, ha perdido claramente posiciones en el segmento residencial, donde sus ingresos han descendido el 2,4% como consecuencia de la pérdida de 19.000 clientes, en comparación con lo que esta operadora y Telecable tenían en el primer trimestre del pasado año. Sin embargo, el grupo ha conseguido recuperar algunas posiciones en el segmento de empresas y grandes clientes, en el que ha conseguido incrementar la facturación en un 2,5%. Con ello, Euskaltel comienza a recuperar una parte de los ingresos perdidos tras haber sido desplazada por Telefónica en la prestación de la mayor parte de los servicios de telecomunicaciones del Gobierno vasco. La actividad que ha experimentado un notable tirón, aunque sus cifras totales son más modestas, es el alquiler de su red a otros operadores, segmento que ha arrojado un aumento del 26,5% en sus ingresos.

En términos comparables con el primer trimestre del pasado año -la integración efectiva de Telecable se materializó en julio-, el grupo ha mantenido prácticamente estables sus ingresos, con un ligero descenso del 0,4%. La pérdida de 33.000 productos de telefonía fija –hay clientes a los que se factura más de una línea- ha estado compensada por el incremento de algo más de 28.000 en el segmento de telefonía móvil.

Por otra parte, el consejo de administración ha propuesto distribuir entre los accionistas un dividendo complementario con cargo a los resultados del pasado año de 0,151 euros por título, que se sumará al anticipo de 0,227 euros por acción que se distribuyeron el pasado mes de marzo. Este dividendo complementario deberá ser aprobado por la junta de accionistas, que se reunirá el próximo día 1 en la sede de la compañía, situada en el Parque Tecnológico de Zamudio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos