Fagor CNA propone reforzar la planta de Basauri, cerrar la de Mondragón y recortar el empleo un 62%

Concentración de trabajadores ante la planta de Garagartza en Arrasate este mes, antes de conocerse los planes de la empresa.
Concentración de trabajadores ante la planta de Garagartza en Arrasate este mes, antes de conocerse los planes de la empresa. / M. Fraile

Su esperado plan de viabilidad pasa por reducir la plantilla de los 350 trabajadores actuales a entre 130 y 160

J. DÍAZ DE ALDA / J. ORTEGA

CNA Group se comprometió a venir a Euskadi con un «plan de viabilidad» para Edesa Industrial bajo el brazo. La catalana ya avisó de que esa eventual hoja de ruta para salvar a la empresa de la quiebra exigiría «revisar los condicionantes asumidos» hace tres años en la adjudicación de lo que quedó en pie tras la caída de Fagor Electrodomésticos. El presidente de todo el grupo, Jorge Parladé, acompañado del nuevo consejero delegado de Fagor-CNA, Raimundo Jiménez, y del responsable financiero de la compañía, Mikel Gabilondo, se acercó ayer, tal y como había anunciado, a Gipuzkoa. Pero lo hizo sin un verdadero plan industrial. De hecho, lo presentado suena más a desindustrialización que a cualquier otra cosa.

38
millones de euros fueron las pérdidas que sufrió Edesa Industrial en el ejercicio 2016, según el comunicado ofrecido ayer por el grupo catalán.
75%
de quita de la deuda parece ser el objetivo a negociar con la banca acreedora que se ha marcado CNA, que aún no ha logrado cerrar.

Un proyecto que pasa, en primer lugar, por cerrar la factoría de Garagartza. Entiende CNA que esa simbólica instalación fabril sólo aporta «márgenes negativos», lo que le convierte en «inviable». Por contra, la compañía propietaria también de la marca Cata contempla reforzar su planta vizcaína de Basauri trasladando a ella la producción de calentadores. No obstante, advierte de que tanto la factoría vizcaína como la de Eskoriatza «tendrían que ajustar sus líneas, para alcanzar la eficiencia necesaria y acercarse a la rentabilidad positiva».

A este respecto, cabe recordar que en Edesa Basauri trabajan actualmente poco más de 40 personas de las 65 que prometió emplear en ella CNA cuando se hizo cargo de la extinta Fagor Electrodomésticos. Sin embargo, el eventual traslado de una mayor producción a esta factoría podría suponer también un reforzamiento de su plantilla para acercarse a esa cifra.

Un cierre, el de Garagartza, y una reorganización en Basauri y Eskoriatza, a las que habría que añadir también ajustes en los servicios centrales. En conjunto, una reducción laboral que CNA estima dejaría la actual plantilla de 350 personas en entre 130 y 160 trabajadores. Es decir, un brutal recorte de empleo de al menos un 62% sobre el actual.

Así pues, los responsables de la firma se limitaron a plantear como solución un tremendo golpe tanto a la producción de la empresa de Mondragón como al empleo, reconociendo además que todavía no han cerrado ningún acuerdo con la banca (ese pasivo suma 50 millones de euros) ni con los proveedores.

El dueño de Edesa Industrial, que reveló que su filial vasca perdió el año pasado 38 millones, lanzó el mensaje de que serían necesarios inversores privados y también institucionales para apuntalar la I+D+i. En este sentido, aseguró que existen inversores dispuestos a poner 12 millones si se lleva a cabo el tijeretazo que propone.

Mesa a cuatro bandas

Sea como fuere, lo que plantea Parladé -al menos así se entiende del comunicado de CNA- es que Edesa Industrial sólo fabrique en el País Vasco ollas a presión, termos y calentadores a gas, obviando lo que se supone era ‘la joya de la corona’, el negocio de cocción, los hornos. Tampoco se puede olvidar que hace relativamente poco, el mismo ejecutivo insinuaba que traería de China parte de la producción de esas cocinas que, aparentemente, podrían terminar haciéndose en el gigante asiático o en cualquier otro lugar.

Por su parte, el comité de empresa de Edesa Industrial no fue demasiado beligerante, aunque fuentes del mismo reconocieron que CNA no había traído un verdadero «plan industrial». Los trabajadores pactaron con la catalana la retirada del ERE de extinción de 30 contratos en la línea de lavado y la constitución de una mesa de negociación centrada en «el empleo y las garantías de futuro», a la que el comité invitó al Gobierno vasco y a Fagor S. Coop, propietario de la marca.

El Gobierno vasco lamenta la «deriva» de la empresa y critica la mala gestión de Cata

san sebastián. La cúpula de Edesa Industrial también se reunió ayer con el Departamento de Desarrollo Económico del Gobierno vasco. Parladé y su equipo estuvieron con el gabinete de Arantxa Tapia después de sentarse con el comité de empresa de Edesa Industrial. Y, a tenor del mensaje lanzado después por el Ejecutivo, el planteamiento de CNA resultó poco menos que decepcionante para el gabinete de Tapia, quien ya se confesó en estas páginas «defraudada» por la firma catalana.

«El Gobierno lamenta que el proyecto inicial adquiera esta deriva», sentenció el Gobierno, que criticó la decisión de reducir la plantilla a menos de la mitad como vía de ‘salvar’ la empresa. El departamento de Tapia dejó claro que la idea de Cata supone «la práctica desaparición de la planta productiva» de Garagartza, lo que, a su vez, «representa, sin duda, una mala noticia para un proyecto que había generado ilusión en Euskadi». El Gobierno vasco -añadieron fuentes oficiales de la consejería- es consciente y conocedor de las dificultades financieras a las que se enfrenta esta empresa, pero además de dichos problemas, entiende que el grupo CNA no ha estado a la altura en la gestión del proyecto. Todo un mensaje a los gestores de Edesa Industrial, que en apenas tres años han endeudado a la firma en cien millones en total.

Así, Tapia pidió a la dirección de la catalana «que actúe con transparencia y responsabilidad hacia el conjunto de trabajadores, de los proveedores así como de las entidades financieras que han tratado de colaborar con el proyecto». El Ejecutivo espera «que el plan se ajuste a la realidad y se haya medido con el rigor suficiente».

Fotos

Vídeos