El empresario Del Dago sigue sin aclarar si acudirá al rescate de La Naval

Vista de los astilleros de La Naval, en Sestao.
Vista de los astilleros de La Naval, en Sestao. / Bernardo Corral

El Gobierno vasco contacta con el entorno del inversor asturiano pero no obtiene respuesta

Jesús L. Ortega
JESÚS L. ORTEGA

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha revelado esta mañana que el Ejecutivo de Vitoria había contactado con representantes del empresario Manuel Del Dago para conocer sus intenciones sobre si sigue dispuesto o no a invertir en La Naval, si bien no había conseguido obtener «una respuesta clara y definitiva». A este respecto, cabe recordar que el asturiano de 90 años afincado en Miami (EE UU) se había comprometido hace tres meses a aportar el 80% de los 42 millones de euros necesarios para la ampliación de capital necesaria para que el astillero vizcaíno no acabara en concurso de acreedores. No obstante, además de ir retrasando la formalización de ese compromiso, y pese a haber incluso viajado a Madrid y Bilbao para mantener varias reuniones, al final desapareció de escena.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno vasco, Erkoreka ha señalado que «en su amplio elenco de interlocuciones» respecto a la situación de La Naval, el Ejecutivo ha mantenido también contactos con representantes de Del Dago pero «hoy por hoy» no tiene todavía «una respuesta clara y definitiva en relación con ese asunto, sobre su voluntad o su decisión de hacer su aportación de manera definitiva».

EH Bildu exigirá a la consejera Tapia compromisos en defensa de La Naval

EH Bildu aprovechará el primer pleno de control del curso del Parlamento vasco para exigir a la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, la asunción de compromisos «tangibles» en defensa de los puestos de trabajo de La Naval, dada la crítica situación por la que atraviesa el astillero vizcaíno.

En una nota, el parlamentario de la formación abertzale Iker Casanova ha acusado al Gobierno vasco de mostrar «falta de compromiso» y «hacer dejación de responsabilidades» en este asunto al ofrecer una respuesta que «no está a la altura» de la situación. En su opinión, es «incomprensible» que la consejera Tapia «se niegue a que el Ejecutivo participe en una mesa de negociación para salvar el astillero» porque «eso es lo mínimo que debería hacer el Gobierno vasco, así como estudiar todas las vías de financiación posibles, incluidas las públicas».

Por ello, el portavoz del Gobierno ha eludido «especular en este terreno y no hacer conjeturas que después no vayan a ser confirmada por los hechos». «Vamos a ver qué es lo que se hace en ese momento y cuáles son las decisiones, pero hasta que no se adopten esas decisiones y se comuniquen, el Gobierno prefiere no especular», ha concluido.

Entretanto, La Naval, que se encuentra en situación de preconcurso de acreedores que vence el 7 de octubre, ya ha tomado la decisión de solicitar el concurso, ante la crítica situación de liquidez de la compañía, así como un ERE de suspensión para sus 181 trabajadores de plantilla fija y la no prolongación de contratos de otros 34 eventuales.

«Que los barcos se acaben aquí»

En ese sentido, el comité de empresa de La Naval ha pedido que los cuatro barcos que actualmente están en construcción en el astillero vizcaíno, en preconcurso de acreedores, «se acaben aquí con trabajadores propios» para poder entregarlos «en plazo y fecha». Según ha dicho, la dirección ha negociado con el armador de las dragas en construcción para «ver si se puede llegar a algún tipo de acuerdo» similar al logrado con el armador del cablero «para que adelante dinero y se pueda seguir trabajando en sus barcos».

Preguntado por si el ERE puede afectar a la entrega de esos barcos, ha indicado que «si hay actividad, hay gente que se puede quedar trabajando» porque las listas de los afectados por ese expediente «se renegociarán mes a mes con la empresa». Respecto a las garantías de empleo para los trabajadores fijos ofrecidas por la SEPI en el proceso de privatización del astillero, ha indicado que los 150 trabajadores afectados pidieron la incorporación a Navantia «para no perder ese derecho».

Sin embargo, ha afirmado que este asunto «está aparcado» y que todos ellos quieren «seguir trabajando en el astillero», y «velar para que esto funcione porque si todos nos vamos a Navantia sería el cierre del astillero». Además, ha anunciado que el próximo viernes el comité de empresa del astillero acudirá al Parlamento vasco para entregar una solicitud de comparecencia en la Comisión de Desarrollo Económico.

Fotos

Vídeos