El empleo no acompaña a un PIB en niveles precrisis